Acerca de la OMS

Entrevista con la Dra. Joy St John, Presidenta del Consejo Ejecutivo.

La doctora Joy St. John es Médica Jefe de Barbados y Presidenta del Consejo Ejecutivo de la OMS. Después de la 132.a reunión del Consejo Ejecutivo, conversó con Gaudenz Silberschmidt, Asesor Principal, Oficina de la Directora General, acerca de su trabajo.

GS: ¿Qué hace la Presidenta del Consejo Ejecutivo?

JSJ: La Presidenta del Consejo Ejecutivo puede tener la función definida en el pasado, pero esta Presidenta ¡se divierte mucho! En realidad, disfruto de presidir las reuniones de la OMS.

"Esta ha sido una experiencia asombrosa, edificante, agradable y totalmente divertida. Me encantó tanto el trabajo, me fascinaron los retos, me gustó que hubiera un poco de fricción... Desde un punto de vista general, los logros de estos días tuvieron amplio alcance, pues la reunión no se realizó solo para conversar, y de ahí saldrán muchas cosas. Creo que sentamos una buena base para seguir adelante con la reforma de OMS y la mantuvimos dentro de la realidad."

Palabras pronunciadas durante la sesión de clausura por la doctora Joy St. John como Presidenta de la 132.a reunión del Consejo Ejecutivo.

GS: ¿Más aún que otras reuniones?

JSJ: ¡Sí! Le diré por qué. Estoy acostumbrada a asistir a reuniones en las cuales hay un debate franco – por llamarlo así – un extenso debate franco y mucha animación alrededor de la mesa. En la OMS, la animación está más restringida y las deliberaciones se realizan dentro de una estricta norma técnica. El reto estriba en lograr consenso y llegar a una conclusión. Me divirtió mucho eso.

La Presidenta del Consejo Ejecutivo también ha tenido el privilegio de supervisar la reforma. De manera que ha habido muchas reuniones – presenciales y virtuales – para impulsar el programa de reforma de la OMS. No es nuevo para mí formar parte de la reforma de una organización. Inmediatamente después de mi nombramiento como Médica Jefe de Barbados, dirigí el proceso de la OPS en el Siglo XXI. Por lo tanto, mi participación en la reforma de la OMS es como traer de nuevo a la mente un bonito recuerdo. Otro privilegio que tengo como Presidenta es dirigir el grupo de evaluación que determinará el grado de preparación de la OMS para ejecutar la reforma.

También soy miembro del grupo de expertos en ENT. De modo que he tenido mucha interacción con el grupo orgánico de Enfermedades no Transmisibles y Salud Mental (NMH), últimamente en el plan de acción de ENT, pero en el pasado también trabajamos en las actividades conducentes a las deliberaciones sobre el marco de vigilancia mundial y antes de eso tuvimos la reunión de alto nivel de las Naciones Unidas sobre las ENT, de manera que también tuve una estrecha participación para tratar de activar el programa de ENT.

También he trabajado arduamente para asegurar que la oficina – los Vicepresidentes y el Relator – participen en la toma de decisiones. De modo que hablamos del programa de trabajo del Consejo Ejecutivo y nos reuniremos poco antes de la próxima sesión del Consejo Ejecutivo en mayo. La oficina es también parte del equipo que supervisa la evaluación de la reforma de la OMS. Hemos tenido mucha interacción, aunque no tanta como me hubiera gustado.

GS: ¿Qué proporción de su tiempo de trabajo le dedica al Consejo Ejecutivo?

JSJ: No puedo cuantificar el tiempo. Me despierto alrededor de las dos o las cuatro de la mañana, hora de mi país, y comienzo a hacer el trabajo de la OMS, a examinar informes y a leer documentos. Hubo que preparar un gran volumen de trabajo para la reunión de enero. A esa hora también mantengo una gran parte de mi comunicación con la OMS. De manera que mi día comienza temprano con el trabajo de OMS y algunas horas después salgo para el Ministerio de Salud a ocuparme de mis quehaceres habituales. Luego, a mi regreso a casa por la noche, prosigo con las cosas pendientes. Pero nunca lo he considerado como una intrusión y siempre ha sido un placer. Es como si administrara ambos días simultáneamente. No he tenido mucha uniformidad en el trabajo, pero he mantenido ese ritmo durante el transcurso del año. He estado viajando, sobre todo a Ginebra en forma sistemática, prácticamente cada mes desde que comencé a trabajar como Presidenta. Es un buen porcentaje; tal vez no llega a 50%, pero sí a 40%.

GS: ¿De qué logro referente a la reforma se enorgullece más como Presidenta?

JSJ: ¿Referente a la reforma? El fortalecimiento de la función del CPPA. No había participado en tantas reuniones del CPPA, pero creía que era un gran desperdicio de un órgano poderoso. La reforma del CPPA me salvó la vida. Si el Presidente del CPPA no hubiera cumplido sus funciones de la manera en que lo deseábamos como parte de la reforma, no habríamos terminado el programa de trabajo del Consejo Ejecutivo de enero. Se amplió el programa del CPPA, se concedieron más facultades al CPPA para la toma de decisiones y, por consiguiente, se hizo mucho trabajo de importancia fundamental. Ese fue un gran logro cuyos resultados pueden verse en tiempo real. De modo que estoy muy satisfecha por eso.

GS: ¿En dónde le hubiera gustado ver más resultados?

JSJ: Tengo la impresión de que la participación del personal en la reforma de la OMS todavía debe activarse más. En forma simultánea con la administración de su propia actividad, la OMS necesita un proceso y un equipo de gestión de cambios específicos; de lo contrario, las cosas pendientes no podrán realizarse sencillamente por falta de manos para hacer el trabajo. Creo que la participación del personal en todos los niveles–hago mucho hincapié, en todos los niveles, porque la OMS no debe verse solo como la Sede – es algo que necesita avanzar con rapidez y ampliarse, quizá con un equipo pequeño centrado específicamente en la reforma; esa es mi impresión.

GS: Entonces, esperamos que esta entrevista también contribuya a la participación del personal.

JSJ: Con una organización tan compleja como la OMS, no siempre se puede complacer a todos. Conocemos el ego que existe en el campo de la salud mundial y la política de las organizaciones de salud que, por un amplio margen, eclipsan la política partidaria; es un asunto muy complejo. No siempre se acertará totalmente, pero hay que hacer justicia. No solo se tiene que hacer justicia sino también cerciorarse de ello.

GS: Como Presidenta del Consejo Ejecutivo, ¿qué asesoramiento sobre el apoyo a la reforma le daría a su sucesor?

JSJ: Que logre una buena transición. Comencé en enero del 2011, de modo que he visto la evolución del Consejo Ejecutivo durante los 2 últimos años. No hay forma de que una persona que ingrese como nuevo miembro comprenda qué sucede, sin trabajar activamente y sin participar en el proceso. De manera que hay que comprender bien qué es la OMS. El mejor consejo es lograr una buena transición y hacer algunas entrevistas por cuenta propia, particularmente a la Secretaría.

GS: ¿Qué asesoramiento les daría a los Estados Miembros y dónde le gustaría ver el apoyo de ellos?

JSJ: Deben prestar atención al proceso de reforma de la OMS. Los documentos que han sido nuestra fuente de información y nos han mantenido al corriente del progreso han sido muy buenos. De modo que ellos deben leerlos y darnos información y asesoramiento no solo a través del SharePoint del Consejo Ejecutivo sino de otras maneras; por ejemplo, si tienen alguna misión o una oportunidad de visitar la OMS deben hablar con personas de la Secretaría como usted. Cuando se inicia un proceso de reforma tan complejo como este, la retroalimentación es importante. Estoy segura de que usted recibe parte de esta última. Pero hay una multiplicidad de respuestas de una variedad de países y de los tres niveles. No estoy segura si se da cuenta de que los Estados Miembros necesitan decir: a) usted realiza un buen trabajo, o b) usted no realiza un buen trabajo y c) es así como quisiéramos mejorarlo.

GS: Usted plantea un punto interesante porque, en realidad, tanto los Estados Miembros como el personal, enfrentamos el reto de que, a pesar de nuestros esfuerzos, es difícil recibir crítica constructiva y retroalimentación. Todavía no hemos encontrado la forma de recibir eso de las personas que han tenido tiempo para dedicarse a ello y hacerlo.

JSJ: Creo que parte del problema es la rapidez con que ha ocurrido. Aunque parezca mentira, este proceso ha ocurrido a la velocidad del rayo. Es difícil separarse del mismo, observarlo y ofrecer esa clase de crítica constructiva. Usted forma parte de algo que sucede con mucha rapidez y que cambia a su alrededor. Por eso dije que, en mi opinión, se realizaría mejor con un proceso y un equipo de gestión de cambios separado e independiente de las operaciones de la OMS.

Hay homólogos en las oficinas de los países y en los comités regionales. Si se puede reunir a esas personas, tal vez puedan compartir sus ideas en un entorno de grupos focales, donde expongan sus experiencias y se beneficien mutuamente. Creo que estos mecanismos y modalidades pueden complementar la retroalimentación y también eliminar las barreras.

GS: ¿Qué le gustaría ver en la OMS en un lapso de 4 años?

JSJ: Ante todo, desearía que hubiera una mayor armonización de los tres niveles de la OMS. También me gustaría ver más fortalecimiento de los comités regionales. Algunos comités regionales tienen infraestructura y recursos y otros tienen menos.

Además, quisiera ver un mayor nivel de polinización a través de la Sede. Tengo la impresión de que la sede de OMS todavía trabaja en silos. Aun dentro de los grupos orgánicos creo que hay silos y personas que no colaboran como equipos.

También quisiera ver un mayor acento en los recursos humanos. He escuchado a la asociación de personal y he visto el excelente trabajo realizado por HRD. Se ha hecho mucho hincapié en el proceso y en el rostro humano, pero creo que se debe trabajar más. Volviendo a una observación anterior, en mi opinión, es preciso manejar mejor el personal, sus percepciones y su grado de comodidad porque si todo eso no se controla mejor, su función en la OMS se verá perjudicada con la reforma.

Observaciones

La Secretaría de la reforma de la OMS agradecerá cualquier comentario sobre los temas tratados en este y otros artículos del boletín Change@WHO

Por el momento podemos recibir y publicar comentarios en inglés y en francés. Si desea comentar algo en cualquiera de esos idiomas, use el enlace de navegación correspondiente que hay junto al logotipo de la OMS en la parte superior de esta página.

Compartir