Acerca de la OMS

Cómo obtener los recursos necesarios

Enero de 2014

Después de la segunda reunión de diálogo sobre financiación, Linda Muller conversó con Zsuzsanna Jakab, Directora Regional para Europa, sobre la movilización de recursos para la Organización.

OMS

Zsuzsanna Jakab (izquierda) es la Directora Regional para Europa. Antes de ocupar ese puesto en 2010, fundó el Centro europeo para la prevención y el control de las enfermedades en Estocolmo (Suecia). Ha sido Secretaria de Estado del Ministerio de Salud y Asuntos Sociales y Familiares de Hungría y ha ocupado cargos directivos en la Oficina Regional de la OMS para Europa.


Linda Muller es la directora del proyecto del diálogo sobe financiación.

Linda Muller: ¿Puede contarnos algo sobre su propia experiencia con la movilización de recursos?

Zsuzsanna Jakab: Creo que en la Organización todos, incluidos los directores regionales, han tenido que movilizar recursos en un momento u otro. Según mi experiencia en la OMS, siempre lo hemos hecho de forma muy descoordinada. A menudo me han sorprendido la duplicación de tareas y la falta de coordinación entre divisiones y oficinas principales. En un país me contaron que en el plazo de dos días se habían reunido con cinco directores de la OMS; todos ellos trataban de reunir fondos para sus programas y ninguno estaba al corriente de las gestiones de los demás.

Eso es malo para la imagen y la credibilidad de la Organización. Dependemos en muy gran medida de la movilización de recursos, ya que las contribuciones voluntarias representan una parte considerable de nuestra financiación. Con el diálogo sobre financiación y la nueva manera de recaudar fondos estamos abandonando los métodos seguidos hasta ahora.

Linda Muller: Usted dirigió, junto con el Dr. Asamoa-Baah, el equipo de tareas de la OMS para la movilización y gestión de recursos. Cuéntenos algo más sobre ese proceso.

Zsuzsanna Jakab: Fue una magnífica experiencia trabajar en un equipo de tareas verdaderamente mundial. Teníamos representantes de todas las oficinas principales, todos ellos conocedores de la movilización de recursos. Todas las regiones estaban representadas a través de directores de gestión de programas, directores regionales adjuntos y representantes de la OMS en los países. Trabajamos con una perspectiva mundial y en un entorno de trabajo abierto; cada uno podía expresar libremente sus puntos de vista, pues no estábamos en un contexto formal.

Eso es lo bueno de esos equipos de tareas: no se está sometido a ninguna norma, por lo que uno puede expresar lo que piensa de forma muy abierta y transparente, y eso nos permitió avanzar. Pudimos hablar fácilmente de los problemas relacionados con la mala gestión de los recursos. Por lo general, hasta ahora se ha considerado que «el dinero pertenece a quien lo consigue», lo cual denota no solo falta de coordinación a nivel externo, sino también a nivel interno. Esos recursos no se consideraban recursos de la Organización, sino de quien los había obtenido, y a menudo procedían del propio país de la persona interesada.

Linda Muller: Deduzco por el trabajo del equipo de tareas, los debates del diálogo sobre financiación y las reuniones bilaterales organizadas desde la reunión de junio hasta la fecha que estamos decididos a avanzar hacia «una sola OMS». Estamos cambiando el enfoque individual por uno institucional y, si los directores regionales, los subdirectores generales o los directores se dirigen a un Estado Miembro para obtener financiación, aunque hagan hincapié en su propio programa, también tendrán en cuenta a la Organización en su conjunto. Ese es un cambio radical con respecto a la situación actual.

Zsuzsanna Jakab: ¡Efectivamente! Lo que hace falta es movilizar recursos de manera coordinada e integrada. Queda por determinar CÓMO vamos a lograrlo. Se trata de un paso muy lógico, pero cambiar la cultura e introducir este cambio en la Organización llevará tiempo. Hará falta un liderazgo enérgico por parte del Grupo Mundial de Políticas y los subdirectores generales.

Linda Muller: Y también confianza. Confianza es una palabra que he escuchado varias veces a lo largo de los dos últimos días. Los directores seguirán el juego única y exclusivamente si confían en que recibirán financiación para sus programas. Por tanto, la confianza es necesaria, y ahora mismo no la tienen, porque hasta ahora han adolecido de falta de financiación. Se necesitará tiempo para lograr esa confianza.

Zsuzsanna Jakab: En la reunión del Grupo Mundial de Políticas que se celebrará en marzo de 2014 hemos de estudiar la manera de distribuir los recursos a nivel interno. Cuando los directores vean que están recibiendo fondos gracias al diálogo sobre financiación y a otros medios de movilización de recursos (como las deliberaciones bilaterales), se mostrarán dispuestos a participar. Actualmente en todas las oficinas principales hay servicios que carecen de recursos. Algunos grupos orgánicos y oficinas tienen dificultades para pagar los sueldos del personal. Algunos de esos grupos han estado cooperando y compartiendo recursos, pero otros no han seguido ese enfoque. Hemos de lograr que reinen una verdadera solidaridad y relaciones de confianza, como ha destacado el equipo de tareas.

Linda Muller: Para terminar, ¿podría decirnos algo acerca de los resultados del diálogo sobre financiación?

Zsuzsanna Jakab: Creo que la reunión fue muy bien, mucho mejor de lo que nadie esperaba. Con el proceso de reforma hemos logrado ganar la confianza de nuestros Estados Miembros y de muchos de nuestros donantes. Toda la reunión se desarrolló en un clima de confianza, y para mí eso es lo más positivo. No hubo críticas ni tensiones; se trabajó de manera muy positiva. Todo el mundo trató de hallar soluciones constructivas y agradeció los esfuerzos de la Organización por lograr avances. Por otra parte, numerosos países hicieron promesas de contribuciones, si bien precisando que estaban sujetas a la aprobación de sus respectivos parlamentos. No obstante, esa es una gran muestra de confianza

Linda Muller: . . . y eso es algo nuevo para la OMS.

Zsuzsanna Jakab: Sí, es la primera vez que ocurre algo así en la OMS y es muy importante. Actualmente, según las cifras preliminares, y si se cumplen todas las promesas de contribuciones, contamos con cerca del 85% de la financiación para el próximo bienio. Sin embargo, debemos analizar detenidamente la situación. Hay programas y áreas que no están debidamente financiados. Tenemos que determinar cuáles son y movilizar recursos activamente para garantizar que todas las áreas estén dotadas de recursos suficientes. También es importante que se distribuyan los recursos.

Cuando el Director General Adjunto anunció que las promesas de contribuciones cubrían el 85% del presupuesto, examiné rápidamente la situación en la Región de Europa y vi que, por el momento, el nivel de financiación de la Región es tan solo del 50%. De ahí la necesidad de analizar la situación y establecer un plan –primero hay que definir las deficiencias y después ver cómo subsanarlas. Hemos de dirigirnos a los Estados Miembros y los donantes de manera coordinada. Quien se ocupe de movilizar recursos debe asumir esa tarea para el conjunto de la Organización. Así pues, hemos de hacer planes globales.

Linda Muller: Quiero recalcar que ahora mismo el presupuesto por programas está financiado en un 61%; esa cifra ascenderá a un 85% si se hacen efectivas todas las promesas de contribución. Hemos de tener mucho cuidado, pues ¡no podemos gastar promesas! Por lo tanto, queda trabajo por delante para que se concreticen todas esas promesas; después trataremos de subsanar los déficits.

Un hecho muy interesante es que estuvieran presentes nuestros contribuyentes no estatales – la Fundación Bill y Melinda Gates, la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI), la Asociación Rotaria Internacional o el Mecanismo Internacional de Compra de Medicamentos (UNITAID). Ellos también participaron de una forma distinta e hicieron promesas de financiación. Esa es otra muestra positiva de confianza y compromiso por parte de los agentes no estatales hacia las prioridades definidas por nuestros Estados Miembros, algo que no podemos dar nunca por sentado.

Zsuzsanna Jakab: A nivel interno, debemos tratar de que el proceso sea más riguroso, y para ello hay que establecer un equipo mundial que lo dirija. Ya se lo he advertido a mi equipo en Copenhague: "A partir de ahora, no pueden simplemente abordar a los Estados Miembros para pedirles dinero; hemos de coordinarnos a nivel interno". Y es enfoque se ha de aplicar en toda la Organización.

Linda Muller: El Reino Unido ha demostrado esto dando una recompensa a la Directora General. Para conseguir que avance el nuevo método de movilización de recursos necesitamos tanto recompensas como reprimendas.

Observaciones

La Secretaría de la reforma de la OMS agradecerá cualquier comentario sobre los temas tratados en este y otros artículos del boletín Change@WHO.

Por el momento podemos recibir y publicar comentarios en inglés y en francés. Si desea comentar algo en cualquiera de esos idiomas, use el enlace de navegación correspondiente que hay junto al logotipo de la OMS en la parte superior de esta página.

Compartir