Acerca de la OMS

Buscando puntos en común: colaboración con los agentes no estatales

Mayo de 2014

Las relaciones de la OMS con los agentes no estatales, como organizaciones no gubernamentales, el sector privado, instituciones académicas y fundaciones filantrópicas, son cada vez más decisivas para la labor de la Organización.

En 1948, la OMS era prácticamente la única entidad dedicada a la salud a nivel mundial, pero en los 60 años transcurridos desde su creación ha aumentado enormemente el número de organizaciones que trabajan en la misma esfera.

Sin duda alguna, por el bien de la salud de los habitantes del planeta, conviene que todos esos grupos compartan sus recursos, experiencias y conocimientos especializados, y que no se superpongan ni dupliquen sus tareas; en definitiva, que trabajen juntos de manera eficaz. Las seis prioridades de liderazgo de la OMS no se pueden cumplir sin la cooperación y la colaboración de todos los agentes sanitarios mundiales.

Los debates de los últimos meses, tras las reuniones que tuvieron lugar en 2013, se han centrado en cómo habría que definir esas relaciones. En enero de 2014, el Consejo Ejecutivo pidió que los días 27 y 28 de marzo de 2014 se celebrara una consulta oficiosa con los Estados Miembros, presidida por el Profesor Thomas Zeltner, Enviado Especial de la OMS para la colaboración con agentes no estatales.

Casi 200 participantes asistieron en persona o siguieron por WebEx la consulta, en la que se examinó un proyecto de documento sobre la forma en que la OMS debería colaborar con los agentes no estatales, incluidos los métodos de interacción y colaboración que requerían formular nuevas políticas o revisar las existentes. Los Estados Miembros demostraron que estaban dispuestos a ir más allá de un debate sobre cuestiones conceptuales amplias y acometer la fase de elaboración de políticas.

Los participantes en la reunión se mostraron a favor de elaborar un marco de colaboración general, pero señalaron la necesidad de establecer diferencias entre algunos tipos de agentes no estatales y de adoptar políticas adicionales para ello. Hacían falta políticas distintas para las fundaciones filantrópicas y las instituciones académicas, no solo para las entidades del sector privado y las organizaciones no gubernamentales.

Los Estados Miembros han expresado claramente el deseo de que se adopten políticas amplias que abarquen a todos los tipos de agentes posibles, pero que a la vez protejan la reputación y la labor de la Organización de los conflictos de interés.

En algunos casos eso supone reforzar nuestros procedimientos para garantizar que el ejercicio de la diligencia debida se lleve a cabo de manera más sistemática, que las evaluaciones de los riesgos se realicen adecuadamente y que se cree un registro en línea de agentes no estatales para que todos los aspectos relacionados con la colaboración sean más transparentes.

El Profesor Zeltner dio las gracias a los participantes por ayudar a definir las bases del marco y aclarar su estructura general. «Este debate», señaló, «permitirá a la Secretaría presentar a la Asamblea de la Salud en mayo una nueva versión del marco acorde con las expectativas de los Estados Miembros».

Compartir