Envejecimiento y ciclo de vida

Día Internacional de las Personas Mayores 2016

1 de octubre: Actuemos contra el edadismo

HelpAge International/Kate Holt

El Día Internacional de las Personas Mayores es una oportunidad para poner de relieve la importante contribución de las personas mayores a la sociedad y para concienciar sobre los problemas y los retos que plantea el envejecimiento en el mundo actual.

El lema elegido para 2016 es: Actuemos contra el edadismo. El objetivo es que todos seamos conscientes de las actitudes negativas y la discriminación por razones de edad, así como de los perjuicio que ello causa a las personas mayores.

En la resolución de la Asamblea Mundial de la Salud sobre la Estrategia y plan de acción mundiales sobre el envejecimiento y la salud, adoptada en mayo de 2016, se pide a la Directora General que, en cooperación con otros asociados, lleve a cabo una campaña mundial para luchar contra la discriminación por motivos de edad y lograr el objetivo último de mejorar la vida cotidiana de las personas de edad avanzada y optimizar las respuestas normativas.

El edadismo es la existencia de estereotipos y conductas discriminatorias hacia las personas en razón de su edad. Es un problema extendido e insidioso que afecta negativamente a la salud de las personas mayores.

Se trata de actitudes que los ancianos enfrentan a diario. Se les excluye del mercado de trabajo, se restringen los servicios sociales a los que pueden acceder y se les presenta en los medios de comunicación mediante estereotipos. En definitiva, el edadismo margina y excluye a los ancianos de su comunidad.

A pesar de ser un problema omnipresente, es el prejuicio social más «normalizado» y en muchos lugares no se actúa para combatirlo, como ocurre con el racismo o el sexismo. Lo vemos en los medios de comunicación, cuando presentan a los ancianos como personas «frágiles» y «dependientes».

Influye en las instancias normativas, inconsciente o deliberadamente, cuando deciden reducir los presupuestos en lugar de realizar cambios en los servicios públicos e invertir en infraestructuras para adaptarlas al envejecimiento de la población. Estas actitudes generalizadas pero inadvertidas provocan la marginación social de las personas de edad y afectan negativamente a su salud y su bienestar.

Las personas mayores que se ven como una carga para los demás pueden acabar pensando que su vida tiene menos valor y, como consecuencia de ello, son más proclives a la depresión y el aislamiento social. En un estudio se observó que el promedio de vida de las personas mayores encuestadas que tenían actitudes negativas con respecto al envejecimiento fue 7,5 años más corto que el de las que no tenían actitudes positivas.

Compartir

«Combatir la discriminación por motivos de edad»

Los estereotipos basados en la edad influyen en los comportamientos, en las políticas e incluso en la investigación. Afrontar estos estereotipos debe ser parte esencial de toda respuesta de salud pública al envejecimiento de la población.