Boletín de la Organización Mundial de la Salud

¿Los fondos de donantes para fines específicos hacen más o menos probable que los países en desarrollo asignen sus recursos a los programas que generan los mayores beneficios sanitarios?

Catriona Waddington

Resumen

No debe darse por sentado que los fondos asignados por los donantes para fines específicos se traduzcan automáticamente en un aumento de la asignación de los recursos de los países en desarrollo hacia los programas que generan los mayores beneficios sanitarios. Unas veces es así, y otras no, todo depende de cómo se planifique la financiación. Esto es válido particularmente a más largo plazo, una vez concluida la financiación para el fin particular. Incluso a corto plazo, los fondos totales no necesariamente aumentan, debido a la sustituibilidad (los gobiernos beneficiarios ajustan su gasto para compensar las preferencias de financiación de los donantes). El autor examina seis problemas asociados a la financiación con fines particulares: la multiplicidad de los fondos destinados a fines específicos induce a confusión a los decisores; esa forma de financiación es contraria al espíritu del enfoque sectorial; desde una perspectiva nacional, carece de sentido financiar doblemente las actividades; a menudo se pone en peligro la identificación de la población local con la actividad; la financiación con fines específicos puede llevar a los gobiernos a aceptar intervenciones que no puedan costearse a largo plazo; y existe el riesgo de distorsionar la asignación de los recursos locales.

Compartir