Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Distribución mundial de los factores de riesgo por nivel de pobreza

Tony Blakely, Simon Hales, Charlotte Kieft, Nick Wilson, & Alistair Woodward

RESUMEN

Objetivo

Estimar la relación individual existente entre la pobreza de ingresos y la insuficiencia ponderal, el consumo de tabaco, el consumo de alcohol, el hecho de no disponer más que de agua y saneamiento insalubres, la exposición a aire contaminado en interiores y la obesidad.

Métodos

Usando datos encuestales para el máximo número de países posible, estimamos el riesgo relativo de asociación de los ingresos o el patrimonio a factores de riesgo particulares en 11 subregiones de la OMS de ingresos bajos y medios. Se analizaron datos de la OMS y del Banco Mundial sobre la prevalencia de los factores de riesgo y la pobreza de ingresos (definida distinguiendo la subsistencia con menos de US$ 1,00 diarios, con US$ 1,00-2,00 diarios y con más de US$ 2,00 diarios) a fin de determinar la relación entre pobreza y factores de riesgo para cada subregión. El posible efecto de la reducción de la pobreza en la prevalencia de los factores de riesgo se estimó a partir de los porcentajes de riesgo atribuible poblacionales.

Resultados

Se detectó una estrecha relación entre la pobreza y la malnutrición infantil, el hecho de no disponer más que de agua y saneamiento insalubres, y la exposición a aire contaminado en interiores dentro de cada subregión (los riesgos relativos fueron entre dos y tres veces mayores entre quienes vivían con menos de US$ 1,00 al día que en quienes subsistían con más de US$ 2,00 al día). El grado de asociación de la pobreza a la obesidad, el consumo de tabaco y el consumo de alcohol difería de una subregión a otra. Si todas las personas que viven con menos de US$ 2,00 al día tuvieran el mismo perfil de factores de riesgo que las que viven con más de US$ 2,00 diarios, se podrían evitar el 51% de los casos de exposición a sistemas de abastecimiento de agua y saneamiento no mejorados, así como el 37% de la malnutrición infantil y el 38% de la exposición a aire contaminado en locales cerrados. El más realista, pero con todo difícil, de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de reducir a la mitad el número de personas con menos de US$ 1,00 al día se traduciría en disminuciones mucho menores.

Conclusión

Para conseguir grandes avances en el terreno de la salud mundial se requieren medidas tanto de erradicación de la pobreza como de salud pública. Los métodos empleados en este estudio podrían ayudar a vigilar los progresos en equidad hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Compartir