Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Uso eficaz de fluoruros en la salud pública

Sheila Jones, Brian A. Burt, Poul Erik Petersen, & Michael A. Lennon

RESUMEN

La caries dental sigue siendo un problema de salud pública en muchos países en desarrollo y en las poblaciones desfavorecidas de los países desarrollados. En este artículo se describe a grandes rasgos la historia de las estrategias de uso de fluoruros en el ámbito de la salud pública y se comenta la eficacia de las mismas. Las primeras actividades de investigación y desarrollo se centraron en el consumo de fluoruros a través del agua, ya fuera porque ésta los contuviera naturalmente o porque se añadieran a ella, así como en sus efectos en la prevalencia y la incidencia de caries dental y fluorosis dental. En la segunda mitad del siglo XX las investigaciones pasaron a centrarse en los dentífricos y los colutorios fluorados. Más recientemente, las revisiones sistemáticas efectuadas en las amplias bases de datos existentes al respecto muestran que la fluoración del agua y los dentífricos fluorados han contribuido ambos a reducir sustancialmente la prevalencia y la incidencia de caries dental. Presentamos aquí cuatro estudios de casos que ilustran el uso de los fluoruros como parte de las prácticas modernas de salud pública. Los estudios versan sobre lo siguiente:

  • sistemas recientes de fluoración del agua en California, EE.UU.;
  • fluoración de la sal en Jamaica;
  • fluoración de la leche en Chile; y
  • desarrollo de dentífricos fluorados «asequibles» en Indonesia.

El interés por reducir las exigencias de observancia de los regímenes de administración de fluoruros que dependen de la acción de los individuos y sus familias, así como el aspecto de los costos, son cuestiones recurrentes.

Recomendamos que en cada comunidad se utilice sólo un tipo de fluoración sistémica (es decir, del agua, la sal o la leche), combinándola con el uso de dentífricos fluorados, y que se vigile la prevalencia de fluorosis dental para detectar cualquier aumento de la incidencia y evitar que supere los niveles admisibles.

Compartir