Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Inferioridad socioeconómica y cambios en los comportamientos de riesgo para la salud en Australia: 1989/1990 - 2001

Jake M. Najman, Ghasem Toloo, & Victor Siskind

RESUMEN

OBJECTIVO

Un estatus socioeconómico (ESE) bajo tiende a asociarse a modos de vida poco saludables, en los que confluyen el tabaquismo, la inactividad física y el sobrepeso o la obesidad. En este artículo se examinan los cambios experimentados a lo largo del tiempo por la asociación entre el ESE y los tres factores mencionados en Australia.

MÉTODOS

Los datos empleados proceden de tres encuestas nacionales de salud sucesivas llevadas a cabo en Australia en 1989–90 (n = 54 576), 1995 (n = 53 828) y 2001 (n = 26 863). Los participantes en esas encuestas fueron seleccionados mediante una estrategia de muestreo aleatorio a nivel nacional. La evolución de la relación entre el ESE y el modo de vida se determinó a partir de los datos agregados de zonas geográficas.

RESULTADOS

En general el modo de vida de los hombres era menos saludable. En 2001, tanto en hombres como en mujeres, las tendencias inversas observadas en lo tocante al ESE mostraron que quienes vivían en zonas desfavorecidas tendían con más frecuencia a fumar, a llevar una vida sedentaria y a presentar obesidad. Durante el periodo 1989/90 - 2001 se produjeron algunos cambios socioeconómicos importantes. Las áreas menos desfavorecidas socioeconómicamente presentaron la mayor disminución del porcentaje de personas fumadoras (disminución del 24% entre los hombres, y del 12% entre las mujeres) y la mayor disminución del porcentaje de personas que referían llevar una vida sedentaria (disminución del 25% en los hombres, y del 22% en las mujeres). Si bien se ha producido con el tiempo un aumento general del porcentaje de personas con sobrepeso u obesidad, se observa una tendencia moderada al incremento del sobrepeso (de aproximadamente un 16% en las mujeres) entre las personas que viven en las zonas de mayor ESE.

CONCLUSIÓN

Se observa un aumento de las desigualdades socioeconómicas para varios comportamientos de riesgo importantes relacionados con la salud, lo que parece indicar que se necesitan estrategias de prevención específicas basadas en la población y orientadas a reducir las desigualdades en salud.

Compartir