Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Optimización del perfil del personal de salud pública: la experiencia británica

F Sim, K Lock, M McKee

Hasta los años noventa en el Reino Unido los especialistas de la salud pública pertenecían en su mayoría a la profesión médica. Durante el último decenio, sin embargo, se ha constatado un creciente reconocimiento, respeto y valoración de la labor desempeñada por expertos de otras disciplinas en ese campo. Paralelamente a ese cambio de paradigma, se observa también un creciente reconocimiento de la importancia que para la mejora de la salud tienen las actividades habituales de personas de otras profesiones, cuyo trabajo diario puede tener gran impacto en la salud de la población. Entre ellos se encuentran profesionales de la salud pública, como funcionarios de salud ambiental, pero también otras personas con muy diversas ocupaciones, desde directores generales de gobiernos locales hasta ayudantes de servicios de restauración, los cuales, pese a la gran influencia que puede tener su trabajo en la salud pública, no han sido considerados tradicionalmente como parte de la fuerza laboral que actúa en esa esfera.

Transformar las oportunidades de formación y desarrollo profesional para atender las diversas necesidades de esos distintos grupos del personal de salud pública con miras a que reconozcan y lleven a la práctica sus posibilidades para mejorar la salud es un desafío importante que hay que afrontar si deseamos propiciar mejoras continuas de la salud pública. La presentación de las iniciativas emprendidas por Inglaterra a fin de superar los retos de la contratación y formación de todo el espectro de personal necesario para garantizar eficazmente la salud pública intersectorial puede servir para proporcionar algunas claves a quienes afrontan retos similares en otros países.

Compartir