Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Mapeo de la capacidad de formación avanzada en salud pública en África: proyecto AfriHealth

CB IJsselmuiden, TC Nchinda, S Duale, NM Tumwesigye, D Serwadda

Objetivo

Las publicaciones sobre los recursos humanos para la salud en África se han centrado en los servicios de salud personales, pero poco se sabe sobre la formación en salud pública impartida a los graduados. En este artículo se mapea la formación en salud pública «avanzada» en África. La salud pública abarca a todos los profesionales necesarios para gestionar y optimizar los sistemas de salud y la salud de la población.

Métodos

Se reunieron datos mediante cuestionarios y visitas personales a departamentos, institutos y escuelas de medicina comunitaria o de salud pública, y se usaron estadísticas descriptivas sencillas para analizar esos datos.

Resultados

Para más de 900 millones de habitantes, se cuenta con menos de 500 personas a tiempo completo, unas dos terceras partes de las cuales son hombres. Éstos poseen un título superior en mayor grado (89%) que las mujeres (72%). Más de la mitad (55%) de los países carecen de un programa de salud pública de posgrado. Esa escasez reviste la máxima gravedad en el África lusófona y francófona. Las unidades que ofrecen programas de salud pública son pequeñas: el 81% tienen una plantilla de menos de 20 personas, y el 62% de menos de 10. Por otro lado, más del 80% de los africanos viven en países en los que funciona como mínimo un programa, y hay seis grandes escuelas con una plantilla de más de 25 personas. Los programas suelen estar muy centrados en los profesionales médicos, pero el número de programas «abiertos» es cada vez mayor. La formación y las investigaciones en salud pública no están ligadas.

Conclusión

África necesita urgentemente un plan para desarrollar su capacidad de formación en salud pública. La falta de una masa crítica parece un problema clave que habrá que abordar reforzando los centros subregionales, cada uno de los cuales debería proporcionar programas a los países del entorno. Es preciso ampliar las investigaciones vinculadas a la formación en salud pública y a los centros docentes.

Compartir