Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Salud y política exterior: influencia de las migraciones y la movilidad demográfica

Douglas W MacPherson, Brian D Gushulak, Liane Macdonald

El interés internacional por la relación existente entre la globalización y la salud está empezando a influir en los debates sobre política exterior. Aunque se sabe que muchos procesos globalizadores influyen en la salud, las migraciones destacan como un proceso esencial de la globalización, y la relación entre las migraciones y la salud está bien documentada. Si bien hay numerosas interconexiones históricas entre la movilidad demográfica y la salud pública mundial, las migraciones y la salud han despertado un renovado interés desde los años noventa con la aparición de las enfermedades infecciosas emergentes y reemergentes. Ulteriormente se ha prestado gran atención a la contención de las amenazas sanitarias mundiales y ha habido notables inversiones internacionales para enfermedades infecciosas graves como la malaria, la tuberculosis y la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana/síndrome de inmunodeficiencia adquirida (VIH/SIDA). Las migraciones y la movilidad de la población son cuestiones que se plantean en todos los retos de salud pública. El creciente interés suscitado por la influencia de las migraciones y la movilidad demográfica en la salud está estimulando iniciativas de política exterior para abordar el impacto de las migraciones en los determinantes internacionales de la salud. Como consecuencia de ello, la respuesta a los retos de salud mediante la cooperación internacional se ha convertido hoy en un componente importante de la política exterior en muchos países, así como para la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, aunque algunas iniciativas de proyectos nacionales y regionales están orientadas a la salud y las migraciones, se carece aún de una perspectiva integrada y de carácter mundial. Así pues, habrá que prestar más atención multilateral en el plano normativo a las migraciones y la movilidad demográfica como determinantes cada vez más importantes de la salud.

Compartir