Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Importancia de los militares de los países en desarrollo en la vigilancia mundial de las enfermedades infecciosas

Jean-Paul Chretien, David L Blazes, Rodney L Coldren, Michael D Lewis, Jariyanart Gaywee, Khunakorn Kana, Narongrid Sirisopana, Victor Vallejos, Carmen C Mundaca, Silvia Montano, Gregory J Martin, Joel C Gaydos

Las fuerzas militares de los países en desarrollo han cobrado una creciente importancia como facilitadores de la política exterior de sus gobiernos, participando en las operaciones de mantenimiento de la paz y en ejercicios militares y misiones de socorro humanitario. El despliegue de esas fuerzas plantea tanto retos como oportunidades para la vigilancia y el control de las enfermedades infecciosas. Los movimientos de tropas pueden causar o propagar epidemias al introducir agentes nuevos en poblaciones vulnerables. Y a la inversa, las unidades militares con capacidad de vigilancia de las enfermedades y de respuesta pueden hacer extensiva esa capacidad a las poblaciones civiles no atendidas por los programas civiles de salud pública, como las que viven en zonas remotas o han sufrido desastres. En el Perú y Tailandia, organizaciones sanitarias militares en colaboración con militares de los Estados Unidos de América utilizan sus recursos de laboratorio, epidemiología, comunicaciones y logística para secundar los esfuerzos realizados por personal civil del Ministerio de Salud. Conforme aumenta su implicación en los asuntos internacionales, debería mejorarse la capacidad de vigilancia de los militares de los países en desarrollo, tal vez mediante fórmulas de colaboración con militares de los países de ingresos altos. La colaboración militares-militares y militares-civiles, con el apoyo de organizaciones sanitarias civiles internacionales, también podría contribuir a potenciar considerablemente la vigilancia mundial de las enfermedades infecciosas, sobre todo en las zonas remotas y posdesastre donde se hayan desplegado fuerzas militares.

Compartir