Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Planificar las mejoras de la salud mundial: la lucha antituberculosa en la próxima década

Dermot Maher, Chris Dye, Katherine Floyd, Andrea Pantoja, Knut Lonnroth, Alasdair Reid, Eva Nathanson, Thad Pennas, Uli Fruth, Jane Cunningham, Heather Ignatius, Mario C Raviglione, Irene Koek, Marcos Espinal

El Plan Mundial para Detener la Tuberculosis 2006-2015 es una hoja de ruta para instancias normativas y gestores de programas nacionales. En él se establecen las principales intervenciones necesarias para alcanzar las metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio relacionadas con la tuberculosis: reducir a la mitad la prevalencia de esta enfermedad y la mortalidad por esa causa para 2015 en comparación con los niveles de 1990 y salvar así 14 millones de vidas. Elaborado por una amplia coalición de asociados, el plan presenta un modelo que combina diversas intervenciones que pueden aplicarse de forma viable sobre el terreno. Las áreas principales de actividad contempladas en el plan son las siguientes: expansión de las intervenciones de lucha antituberculosa; promoción de la investigación y el desarrollo de mejores medios diagnósticos, medicamentos y vacunas; y participación en las actividades relacionadas con la promoción, las comunicaciones y la movilización social.

Se desarrollaron distintos escenarios para el proceso de planificación, considerando los problemas a nivel mundial y en siete regiones epidemiológicas. Los escenarios partían de hipótesis ambiciosas pero realistas sobre el ritmo de expansión y la cobertura de aplicación de las actividades. Se utilizó un modelo matemático para estimar la repercusión de la expansión de las intervenciones actuales sobre la base de datos procedentes de estudios de la biología de la tuberculosis y de la experiencia de la lucha antituberculosa en diversos entornos.

Los costos estimados de las actividades establecidas en el Plan Mundial -correspondientes a la ejecución de las intervenciones y la investigación y el desarrollo de medicamentos, medios de diagnóstico y vacunas- ascendían a US$ 56 000 millones a lo largo de 10 años. Traducidos al costo por AVAD (años de vida ajustados en función de la discapacidad) evitado, la cifra es más baja que la de otras intervenciones de salud pública. Este método de planificación del control mundial de la tuberculosis brinda un valioso ejemplo para elaborar planes de mejora de la salud mundial que revistan interés para otros problemas sanitarios.

Compartir