Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Tratamiento de la esquizofrenia en el mundo en desarrollo: análisis interregional y multinacional de la costoeficacia

Dan Chisholm, Oye Gureje, Sandra Saldivia, Marcelo Villalón Calderón, Rajitha Wickremasinghe, Nalaka Mendis, Jose-Luis Ayuso-Mateos, Shekhar Saxena

Objetivo

La esquizofrenia es una enfermedad muy discapacitante y de tratamiento costoso. Decidimos determinar cuáles son las intervenciones más costoeficaces aplicables a los países y regiones en desarrollo.

Métodos

Se emprendieron análisis en tres subregiones de la OMS que abarcaban las Américas, África y Asia Sudoriental, y posteriormente en tres Estados Miembros (Chile, Nigeria y Sri Lanka). Se utilizó un modelo de transición de estados para estimar el impacto sanitario en la población de medicamentos antipsicóticos viejos y nuevos, solos o en combinación con medidas psicosociales. A partir de los costos totales a nivel poblacional (en dólares internacionales o en las monedas nacionales) y de la eficacia (medida como el número de años de vida ajustados en función de la discapacidad evitados) se calculó la relación costo-eficacia.

Resultados

Las intervenciones más costoeficaces fueron las basadas en el uso de los medicamentos antipsicóticos más viejos unidos a tratamiento psicosocial, en el marco de un modelo de servicios basados en la comunidad (I$ 2350-7158 por año de vida ajustado en función de la discapacidad evitado en las tres subregiones, I$ 1670-3400 tras la contextualización por países dentro de cada una de esas subregiones). Se calcula que la relación costo-eficacia relativa de las intervenciones basadas en medicamentos antipsicóticos «atípicos» más nuevos es mucho menos favorable.

Conclusión

Adoptando un modelo de servicio comunitario y seleccionando opciones terapéuticas eficaces, el costo de aumentar sustancialmente la cobertura de tratamiento no es elevado (menos de I$ 1 por habitante). Considerados junto con otros criterios de fijación de prioridades como la gravedad de la enfermedad, la vulnerabilidad y la protección de los derechos humanos, el presente estudio parece indicar que se puede ayudar mucho más a las personas y las familias que viven bajo la amenaza de ese trastorno.

Compartir