Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Exposición a violencia física y sexual y comportamientos de salud adversos en niños africanos: resultados del Estudio mundial de la salud de los alumnos en las escuelas

David W Brown, Leanne Riley, Alexander Butchart, David R Meddings, Laura Kann & Alison Phinney Harvey

Objetivo

Examinar la relación entre la exposición a violencia física (VF) o violencia sexual (VS) y los comportamientos de salud adversos en una muestra de niños de cinco países africanos.

Métodos

Mediante un análisis transversal de datos de Namibia, Swazilandia, Uganda, Zambia y Zimbabwe –países que participaron en el Estudio mundial de la salud de los alumnos en las escuelas en 2003 o 2004– procedimos a comparar la frecuencia relativa de varios comportamientos de salud adversos entre los niños (principalmente escolares de 13 a 15 años), según hubieran declarado o no que habían estado expuestos a VF o VS. Se estimaron las razones de posibilidades (OR) para tales comportamientos y sus intervalos de confianza (IC) del 95% después de ajustar los datos en función de la edad y el sexo.

Resultados

Entre el 27% y el 50% (promedio: 42%) de los niños estudiados en los cinco países declararon haber estado expuestos a VF durante los 12 meses previos a la encuesta, y un 9%–33% (promedio: 23%) declaró haber estado expuesto a VS en algún momento de su vida. Se observó una relación entre moderada y fuerte entre la exposición a VF o VS y la adopción de medidas de salud mental, las ideas suicidas, el consumo de cigarrillos del momento, el consumo de alcohol del momento, el uso de drogas a lo largo de la vida, la relación con varias parejas sexuales y la existencia de antecedentes de infección de transmisión sexual (p ≤ 0,05 en todos los casos). Por ejemplo, la probabilidad de que el niño fumara cigarrillos a la sazón fue mayor entre los que se habían visto implicados en una pelea (OR: 2,20; IC95%: 1,77–2,75), 2–5 peleas (OR: 3,43; IC95%: 2,54–4,63) o 6 peleas o más (OR: 5,95; IC95%: 4,37–8,11) (p de la tendencia < 0,001) en los 12 meses previos al estudio que en los niños no expuestos a VF.

Conclusión

La exposición a VF y VS es común entre los niños africanos en algunos países y se asocia a numerosos comportamientos de salud adversos. En los países en desarrollo, una mayor sensibilización sobre la frecuencia de la exposición de los niños a la violencia y sus posibles consecuencias sanitarias puede resaltar la necesidad de emprender programas de prevención y de promoción de la salud que aborden ese problema.

Compartir