Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Comparación de dos métodos para medir el uso de los antihipertensores: concordancia del uso con las directrices terapéuticas sudafricanas

Thamizhanban Pillay, Anthony J Smith & Suzanne R Hill

Objetivo

Determinar la observancia de las directrices sudafricanas sobre el tratamiento antihipertensor por parte de los prescriptores, determinar si los datos sobre el suministro son indicadores útiles del uso de los fármacos, y evaluar las repercusiones de la no observancia de las directrices en el costo del tratamiento.

Métodos

Realizamos dos estudios: un análisis de los registros de los antihipertensores suministrados a 54 hospitales del sector público de KwaZulu-Natal que disponían de consultas de hipertensión, y una observación directa de las prescripciones de antihipertensores presentadas a las farmacias en 16 de esos 54 hospitales. El uso relativo de cada antihipertensor se calculó como la proporción con respecto a todos los antihipertensores suministrados o prescritos. Los grupos de fármacos fueron ordenados por frecuencia de uso para compararlos con las directrices terapéuticas sudafricanas. También se compararon los resultados proporcionados por los estudios del suministro y de las prescripciones.

Resultados

Los datos sobre el suministro revelaron que, de acuerdo con las directrices terapéuticas, los fármacos suministrados con más frecuencia fueron los diuréticos y los inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina (42% y 27%, respectivamente). Sin embargo, la metildopa, que no está incluida en las directrices terapéuticas, representó un 10% de las totalidad de los antihipertensores suministrados, aunque hubo una gran variabilidad entre hospitales (0 a 37%). La reserpina, un tratamiento de segunda elección según las directrices, sólo era muy utilizada en dos hospitales. Los bloqueantes de los canales del calcio y los betabloqueantes representaron una pequeña proporción de la totalidad de los antihipertensores suministrados (6% cada uno). Los resultados del estudio sobre las prescripciones fueron concordantes con los del suministro con respecto a los antihipertensores prescritos con más frecuencia, pero presentaron ligeras diferencias con respecto al uso de otros fármacos.

Conclusión

Los datos sobre el suministro, que son los más fáciles de obtener para determinar el uso de los fármacos en los países en desarrollo, constituyen (con algunos condicionamientos) una fuente de información fiables para evaluar la observancia de las directrices terapéuticas. Nuestros resultados muestran una inobservancia considerable de las directrices terapéuticas.

Compartir