Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Democratización de la salud en México: innovaciones financieras para implantar la cobertura universal

Julio Frenk, Octavio Gómez-Dantés & Felicia Marie Knaul

En 2003, el Congreso de México aprobó una reforma por la que se creó el Sistema de Protección Social en Salud, en virtud del cual se aumenta la financiación pública de la salud en un uno por ciento del producto interno bruto de 2003 a lo largo de siete años a fin de implantar el seguro médico universal. Las familias pobres hasta entonces excluidas de la seguridad social tradicional pueden ahora integrarse en un nuevo sistema de seguro público conocido como Seguro Popular, que garantiza por ley el acceso a un amplio conjunto de prestaciones de salud. En este artículo se describen las innovaciones financieras que han permitido expandir la cobertura sanitaria en México a toda la población, así como sus efectos. Los datos disponibles muestran mejoras en la movilización de recursos públicos adicionales; la disponibilidad de infraestructura sanitaria y medicamentos; el uso de los servicios; la eficacia de la cobertura, y la protección financiera. Se analizan algunos retos futuros, entre ellos la necesidad de financiación pública adicional para ampliar el acceso a intervenciones costosas para enfermedades no transmisibles aún no cubiertas por el nuevo sistema de seguro, así como para mejorar la calidad técnica de la atención y la capacidad de respuesta del sistema de salud. A la larga, los progresos conseguidos hasta ahora deberán reflejarse en los resultados sanitarios, que seguirán siendo evaluados para que México pueda cumplir el criterio último de éxito de la reforma, esto es, el logro de una mejor salud mediante una mayor equidad y calidad y una financiación justa.

Compartir