Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Análisis del impacto económico de la hidatidosis en España

Christine Benner, Hélène Carabin, Luisa P Sánchez-Serrano, Christine M Budke & David Carmena

Objetivo

Estimar las pérdidas económicas totales ocasionadas por la hidatidosis humana y animal en España en 2005.

Métodos

Los datos sobre la incidencia anual de la hidatidosis se obtuvieron a partir de los registros de vigilancia epidemiológica y de los mataderos. Los datos sobre el tratamiento y la pérdida de productividad (humana y animal) relacionada con la enfermedad se obtuvieron a partir de la literatura científica. Los costes directos fueron los asociados al diagnóstico, el tratamiento quirúrgico o farmacológico, la atención médica y la hospitalización en humanos, y los decomisos de vísceras infectadas en animales de abasto (ganado ovino, caprino, bovino y porcino). Los costes indirectos comprendieron la pérdida de productividad en humanos y la reducción de las tasas de crecimiento, fecundidad y producción de leche en el ganado. Para representar la incertidumbre asociada a los parámetros analizados se utilizó el método del hipercubo latino.

Resultados

Las pérdidas económicas totales atribuibles a la hidatidosis humana y animal fueron estimadas en 148 964 534 euros (€) (intervalo de credibilidad del 95%, IC95%: 21 980 446–394 012 706). Las pérdidas estimadas de origen humano fueron de € 133 416 601 (IC95%: 6 658 738–379 273 434), y de € 15 532 242 (IC95%: 13 447 378–17 789 491) las de origen animal.

Conclusión

La hidatidosis es una zoonosis desatendida que en España sigue constituyendo un problema de salud humana y animal. Son necesarios datos más exactos sobre la prevalencia de la hidatidosis en humanos (sobre todo en los casos no diagnosticados o asintomáticos) y mejores métodos para calcular la pérdida de productividad en animales. La hidatidosis sigue afectando a ciertas zonas de España pese a las varias campañas de control emprendidas desde 1986. Dada la gran carga económica de la hidatidosis, es necesaria una mayor financiación para reducir las tasas de infección humana y animal mediante mejoras en la vigilancia de la enfermedad, el tratamiento periódico de los perros y la cooperación entre organismos oficiales.

Compartir