Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Mejorar el uso de la evidencia en la evaluación del impacto sanitario

Jennifer Mindell, Jane Biddulph, Lorraine Taylor, Karen Lock, Annette Boaz, Michael Joffe & Sarah Curtis

Objetivo

Se ha propuesto usar la evaluación del impacto sanitario (EIS) como un mecanismo que fundamente la toma de decisiones por los responsables de las políticas públicas. Sin embargo, los métodos de la EIS han sido criticados por hacer un uso poco riguroso de las pruebas científicas. El objetivo de este trabajo fue formular, elaborar y ensayar una guía práctica para la revisión de la evidencia disponible en el dominio público para los análisis de EIS. El término 'evidencia' abarca todas las evaluaciones científicas, ya se trate de trabajos de investigación publicados en revistas revisadas por pares o de EIS anteriores.

Métodos

Para diseñar y elaborar la guía se requirió un trabajo sustancial de investigación de los antecedentes, investigaciones cualitativas con el público destinatario, consultas sustanciales con los usuarios potenciales y otras partes interesadas, un estudio piloto de análisis del contenido, el formato y la usabilidad, y una revisión por homólogos. Por último, la guía fue ensayada en la práctica por voluntarios invitados, que la emplearon para valorar revisiones ya existentes de la evidencia utilizada en la EIS.

Resultados

Durante la elaboración de la guía se obtuvieron numerosos datos respecto a las posibilidades de aplicación en la práctica, la terminología, la forma de garantizar la claridad del texto, y los recursos adicionales necesarios. La versión final proporciona asesoramiento en términos sencillos sobre la revisión de las investigaciones cuantitativas y cualitativas y resulta idónea para muchos profesionales de la salud pública sin experiencia en la tarea de revisar la evidencia. Durante los ensayos, la guía permitió a los usuarios distinguir las revisiones de la evidencia satisfactorias de las insatisfactorias. A finales de 2009 se habían distribuido 1700 ejemplares impresos de la guía y se habían descargado 2500 copias de la misma.

Conclusión

La realización de consultas sustantivas y reiteradas, aunque exige tiempo, fue fundamental para elaborar una guía sencilla, sistemática y accesible que permite revisar la evidencia científica públicamente disponible para la EIS.

Compartir