Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Niveles de yodo durante los últimos meses del embarazo y determinantes psicosociales del uso de sal yodada en las zonas rurales del Norte de Viet Nam

Jane Fisher, Thach Tran, Beverley Biggs, Tuan Tran, Terry Dwyer, Gerard Casey, Dang Hai Tho & Basil Hetzel

Objetivo

Establecer los niveles de yodo entre las mujeres embarazadas del Norte de Viet Nam y examinar los indicadores psicosociales del uso de sal yodada en sus hogares.

Métodos

Este estudio prospectivo incluyó a mujeres embarazadas registradas en los puestos de salud de diversos municipios elegidos de forma aleatoria en la provincia de Ha Nam, Viet Nam. Durante la selección (<20 semanas de gestación), se evaluaron factores sociodemográficos, salud reproductiva, relación íntima con la pareja, violencia familiar, síntomas de trastornos mentales comunes y el uso de suplementos de micronutrientes. Durante una segunda evaluación (>28 semanas de gestación), se recogió una muestra de orina para medir la concentración de yodo urinario (CYU) y se evaluó el uso de sal yodada. Se examinaron los indicadores mediante análisis monofactorial y una regresión lineal multifactorial y logística.

Resultados

Las 413 mujeres embarazadas que proporcionaron datos para este estudio presentaron una CYU media de 70 µg/l; casi el 83% presentaba una CYU inferior a 150 µg/l (el nivel recomendado por la Organización Mundial de la Salud); solo el 73,6% informó de que utilizaba sal yodada en su hogar, en cualquiera de sus formas. El uso de sal yodada fue inferior entre mujeres nulíparas (cociente de probabilidades, CP: 0,56; intervalo de confianza del 95%, IC: 0,32–0,96); mujeres con un menor nivel educativo (CP: 0,34; IC del 95%: 0,16–0,71); trabajadoras de fábrica o comerciantes a pequeña escala (CP: 0,52; IC del 95%: 0,31–0,86), funcionarias (CP: 0,35; IC del 95%: 0,13–0,89) y mujeres con trastornos mentales comunes durante la selección (CP: 0,61; IC del 95%: 0.38–0.98).

Conclusión

La reducción del uso de sal yodada en Viet Nam desde que en 2005 se suspendió el Programa de Control de Trastornos de Deficiencia de Yodo, ha puesto a las mujeres embarazadas que residen en áreas rurales, así como a sus hijos, en riesgo de sufrir trastornos por deficiencia de yodo.

Compartir