Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Retos en el desarrollo de unas directrices nacionales en relación al VIH: la experiencia del Mediterráneo Oriental

Anja De Weggheleire, Veronique Bortolotti, Maria Zolfo, Siobhan Crowley, Robert Colebunders, Gabriele Riedner & Lutgarde Lynen

Objetivo

Evaluar el proceso de desarrollo y el contenido clínico de las directrices nacionales sobre práctica clínica del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en países del Mediterráneo Oriental y formular recomendaciones para el desarrollo y la adaptación de las directrices futuras.

Métodos

Se propuso a 23 países de la Región del Mediterráneo Oriental de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de las regiones del Norte de África y Oriente Medio de Unicef que enviaran sus directrices nacionales sobre la práctica clínica de VIH para su revisión. Se evaluó el método de desarrollo de las directrices, empleando una adaptación del instrumento Appraisal of Guidelines Research and Evaluation (AGREE) y se analizó el contenido de las directrices empleando una lista de comprobación para evaluar su afinidad con las directrices generales de la OMS del 2006.

Resultados

Doce países enviaron 20 directrices desarrolladas entre los años 2004 y 2009. Las puntuaciones medias resultaron bajas (< 0,6) en los dominios de calidad metodológica del rigor de desarrollo, la implicación de los participantes y la aplicabilidad y flexibilidad. Se obtuvieron mejores puntuaciones para los dominios de objetivo y finalidad (media: 0,82, rango intercuartil, RIC: 0,58–0,89) y claridad y presentación (media: 0,67, RIC: 0,50–0,78). En lo relativo al contenido de las directrices, los tratamientos de primera línea recomendados y los criterios de elegibilidad para el tratamiento con antirretrovirales (TAR) en adultos se adherían a las recomendaciones de la OMS en la mayoría de las directrices. No obstante, a menudo faltaban datos sobre recomendaciones en cuanto a la profilaxis antirretroviral para la prevención de la transmisión vertical del VIH, el diagnóstico y el tratamiento de la infección por el VIH en lactantes, el control de los pacientes sometidos al tratamiento con antirretrovirales, los fracasos terapéuticos y las comorbilidades.

Conclusión

La amplia mayoría de las directrices nacionales sobre la práctica clínica del VIH mostraron deficiencias metodológicas y faltas de precisión en su contenido. Los países necesitan ayuda con el proceso de adaptación para garantizar que las directrices sean válidas, estén actualizadas y reflejen de manera precisa las recomendaciones de la OMS sobre los cuidados clínicos globales para los pacientes con el VIH.

Compartir