Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Diagnóstico provisional de la infección grave por el VIH para determinar la necesidad del tratamiento antirretrovírico en niños menores de 18 meses de edad

Nicolas Grundmann, Peter Iliff, Jeff Stringer & Catherine Wilfert

Objetivo

Desarrollar un nuevo algoritmo para el diagnóstico de sospecha de la enfermedad grave asociada la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en niños menores de 18 meses, con el objetivo de identificar a aquellos niños que necesiten someterse a un tratamiento antirretrovírico (TAR).

Métodos

Se construyó un modelo de probabilidad condicional y se probaron diversas combinaciones de parámetros no víricos en una cohorte hipotética de 1000 niños con edades de 6 semanas, 6 meses y 12 meses para valorar la sensibilidad, la especificidad y los valores predictivos positivos y negativos de dichos algoritmos en la identificación de los niños que necesitan someterse al tratamiento antirretrovírico. Los parámetros del modelo consistieron en criterios clínicos, pruebas rápidas de anticuerpos del VIH y recuentos de linfocitos T CD4+.

Resultados

En los niños menores de 18 meses, el mejor algoritmo de control, consistente en los síntomas clínicos unidos a las pruebas de anticuerpos y al recuento CD4, mostró una sensibilidad de entre un 71% y un 80% y una especificidad de entre un 92% y un 99%. Se registraron unos valores predictivos positivos y negativos de entre un 61% y un 97% y de entre un 95% y un 96%, respectivamente. En caso de carecer de pruebas víricas, este algoritmo alternativo para el diagnóstico provisional de la infección grave por el VIH permite iniciar de manera adecuada el TAR en el 91-98% de los niños VIH positivos con mayor riesgo de muerte.

Conclusión

Los algoritmos que se presentan en este artículo muestran una mejor sensibilidad y especificidad que los parámetros clínicos, con o sin pruebas rápidas del VIH, para el diagnóstico de sospecha de los niños VIH positivos con enfermedad grave de menos de 18 meses de edad. Si se aplican, conseguirán aumentar el número de niños positivos para el VIH sometidos a un correcto tratamiento antirretroviral.

Compartir