Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Vidas salvadas gracias al control de la tuberculosis y perspectivas de alcanzar el objetivo mundial de reducción de la mortalidad por tuberculosis en el 2015

Philippe Glaziou, Katherine Floyd, Eline L Korenromp, Charalambos Sismanidis, Ana L Bierrenbach, Brian G Williams, Rifat Atun & Mario Raviglione

Objetivo

Evaluar si puede alcanzarse el objetivo mundial de reducir a la mitad la mortalidad por tuberculosis (TB) entre 1990 y 2015 y realizar la primera valoración mundial sobre las vidas que se han salvado con la estrategia DOTS/Alto a la tuberculosis de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Métodos

Se calculó la mortalidad por tuberculosis desde el año 1990 en 213 países empleando métodos específicos recomendados por la OMS. Las tendencias de mortalidad se calcularon por separado para las personas infectadas o no por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) según la clasificación internacional de enfermedades. Las vidas salvadas gracias a la estrategia DOTS/Alto a la tuberculosis fueron calculadas en relación a la ejecución del control para la tuberculosis en 1995, el año en el que se comenzó a aplicar la estrategia DOTS.

Resultados

La mortalidad por tuberculosis entre personas no infectadas por el VIH (VIH-) descendió de 30 a 20 casos por cada 100  000 habitantes (36%) entre los años 1990 y 2009 y podría reducirse a la mitad en 2015. El descenso global (al incluir a personas infectadas por el VIH [VIH+], que constituyen el 12% de todos los casos de tuberculosis) fue de un 19%. Entre los años 1995 y 2009, 49 millones de pacientes con tuberculosis recibieron tratamiento gracias a la Estrategia DOTS/Alto a la tuberculosis. Esta estrategia salvó entre 4,6 y 6,3 millones de vidas, incluyendo las de los 0,23–0,28 millones de niños y las de los 1,4–1,7 millones de mujeres en edad fértil. Otro millón de vidas podría salvarse cada año hasta 2015.

Conclusión

Las mejoras en el tratamiento y control de la tuberculosis desde el año 1995 han reducido en gran medida la mortalidad por tuberculosis, han salvado las vidas de millones de personas y nos han acercado a la consecución del objetivo mundial de reducir a la mitad las muertes por tuberculosis para el año 2015 en comparación con 1990. Es necesario intensificar nuestros esfuerzos para reducir las muertes por tuberculosis entre las personas VIH+, especialmente en el África subsahariana.

Compartir