Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Inducción electiva frente a parto espontáneo en Latinoamérica

Gláucia Virgínia Guerra, José Guilherme Cecatti, João Paulo Souza, Aníbal Faúndes, Sirlei Siani Morais, Ahmet Metin Gülmezoglu, Renato Passini, Mary Angela Parpinelli, Guillermo Carroli, for the WHO Global Survey on Maternal & Perinatal Health in Latin America Study Group

Objetivo

Evaluar la frecuencia de los partos inducidos electivos y sus factores determinantes en determinados países de Latinoamérica; cuantificar el éxito en la consecución de partos vaginales y comparar los porcentajes de cesáreas y de resultados maternos y perinatales adversos tras un parto inducido electivo con respecto a un parto espontáneo en embarazos de bajo riesgo.

Métodos

De 37 444 partos de mujeres con embarazos de bajo riesgo, 1847 (4,9%) fueron partos inducidos electivos. Se compararon los factores asociados a resultados maternos y perinatales adversos en los casos de inicio del parto espontáneo e inducido. Se calcularon los cocientes de posibilidades para los factores posiblemente asociados a resultados adversos, así como los riesgos relacionados con un resultado materno o perinatal adverso (ambos con un intervalo de confianza del 95%). Después de llevar a cabo estos análisis, se realizó un ajuste empleando modelos de regresión logística múltiple.

Resultados

De los 11 077 casos de parto inducido, 1847 (16,7%) fueron electivos. Las inducciones electivas se produjeron en un 4,9% de mujeres con embarazos de bajo riesgo (37 444). El método más utilizado fue la oxitocina (83% de los casos), como fármaco único o en combinación con otros medicamentos. Un 88,2% de los partos inducidos fueron vaginales. Los acontecimientos maternos adversos más comunes fueron: (i) una mayor necesidad de medicamentos uterotónicos tras el parto, (ii) un riesgo casi tres veces mayor de ingreso en la unidad de cuidados intensivos; (iii) un riesgo cinco veces mayor de histerectomía posparto y (iv) una mayor necesidad de anestésicos/analgésicos. Los resultados perinatales fueron satisfactorios excepto por un riesgo un 22% mayor de lactancia materna retardada (es decir, el inicio de la misma entre 1 hora y 7 días después del parto).

Conclusión

La precaución es obligatoria a la hora de recomendar una inducción electiva del parto, ya que el aumento del riesgo de resultados adversos maternos y perinatales no se ve compensado por unos beneficios claros.

Compartir