Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Prueba en el punto de atención para el diagnóstico del sarampión: detección de los anticuerpos IgM específicos para sarampión y del ácido nucleico viral

Lenesha Warrener, Rimantas Slibinskas, Kaw Bing Chua, Wondatir Nigatu, Kevin E Brown, Kestutis Sasnauskas, Dhanraj Samuel & David Brown

Objetivo

Evaluar el funcionamiento de una prueba en el punto de atención (POCT, por sus siglas en inglés), recientemente desarrollada, para la detección de anticuerpos IgM específicos para sarampión en muestras de suero y de saliva, así como evaluar si el ácido nucleico viral del sarampión se podría recuperar de las tiras reactivas utilizadas en las POCT.

Métodos

Se utilizó la POCT para analizar 170 muestras de suero extraídas mediante programas de vigilancia o de vacunación del sarampión en Etiopía, Malasia y la Federación Rusa: 69 de estas muestras ofrecieron un resultado positivo para los anticuerpos Igm o inmunoglobulina M para el sarampión, 74 fueron positivas para anticuerpos IgM para la rubeola y 7 positivas para ambos. También se realizaron pruebas en 282 muestras de saliva obtenidas en el programa de vigilancia de sarampión, paperas y rubéola (MMR, por sus siglas en inglés) del Reino Unido de Gran Bretaña y de Irlanda del Norte. El estándar de oro para la comparación fue el Ensayo por inmunoabsorción ligado a enzimas para la detección de Igm específica para sarampión. Se empleó un conjunto de 24 muestras de saliva para investigar si los genes de la hemaglutinina (H) del virus del sarampión y de la nucleocápsida (N) se podrían amplificar mediante una reacción en cadena de la polimerasa directamente, a partir de tiras reactivas utilizadas en la POCT.

Resultados

En el caso del suero, la POCT mostró una sensibilidad y especificidad del 90,8% (69/76) y del 93,6% (88/94), respectivamente; en el caso de la saliva, la sensibilidad y la especificidad fueron del 90,0% (63/70) y del 96,2% (200/208), respectivamente. Ambos genes H y N fueron detectados de manera fiable en las tiras POCT y los genes N pudieron secuenciarse para su genotipado. Los genes del virus del sarampión se pudieron recuperar de las tiras de POCT tras su almacenaje durante 5 semanas a unos 20-25 º C.

Conclusión

La POCT registró la sensibilidad y la especificidad requeridas en una prueba de campo para el diagnóstico del sarampión. No obstante, su función en los programas de control global del sarampión requiere que se lleve a cabo una evaluación exhaustiva.

Compartir