Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Aplicación de la guía para mercados de alimentos saludables en dos mercados indonesios con el fin de reducir la transmisión de la «gripe aviar»

Gina Samaan, Ferra Hendrawati, Trevor Taylor, Tangguh Pitona, Dini Marmansari, Ratna Rahman, Kamalini Lokuge & Paul M Kelly

Situación

La Organización Mundial de la Salud (OMS) desarrolló una guía con 10 medidas de control para reducir la transmisión del virus de la gripe aviar A(H5N1) en mercados en entornos con escasez de recursos. Nunca se describieron los aspectos prácticos de la aplicación de dicha guía.

Enfoque

La guía de la OMS se aplicó en dos mercados indonesios de la ciudad de Makassar con el fin de intentar reducir la transmisión del virus A (H5N1). La guía se hizo más funcional a través un enfoque participativo para introducir una combinación de cambios tanto en las infraestructuras como en los comportamientos.

Marco regional

La gripe aviar es endémica en las aves de Makassar. Para este estudio se eligieron dos de los 22 mercados de aves deteriorados y mal gestionados de la ciudad. Antes de la intervención, ninguno de los dos mercados seguía ninguna de las 10 medidas de control recomendadas por la OMS, exceptuando la de procesamiento en lotes.

Cambios importantes

Tras la intervención, se observó una mejora considerable de los conocimientos de los participantes en el mercado sobre el virus de la gripe aviar A (H5N1). Empezaron a aplicarse las recomendaciones de la guía de la OMS en cuanto a inspección visual, limpieza y prácticas de explotación avícola. Del mismo modo, los requisitos infraestructurales de distribución en zonas, suministro de agua y servicios públicos empezaron a adherirse a la guía de la OMS. Las soluciones de bajo mantenimiento como la instalación de sistemas de tratamiento de aguas residuales y los incentivos económicos como el del compostaje fueron bien recibidos y adecuados para este entorno con escasez de recursos.

Lecciones aprendidas

La combinación de intervenciones para realizar cambios en las infraestructuras y en el comportamiento resultó fundamental en la puesta en práctica de la guía. A pesar de la resistencia inicial a los cambios de comportamiento, el enfoque participativo con consultas mensuales y sesiones educativas facilitó la adopción de unas prácticas seguras de manipulación de alimentos y de saneamiento. Las autoridades competentes asumieron un importante rol de liderazgo durante las intervenciones, lo que ayudó a cambiar actitudes respecto a las necesidades de regulación y de mantenimiento de los mercados. Este cambio podría potenciar la sostenibilidad de las intervenciones.

Compartir