Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Sanidad electrónica en países de ingresos bajos y medios: resultados del Centro para la Innovación en el Mercado Sanitario

Trevor Lewis, Christina Synowiec, Gina Lagomarsino & Julian Schweitzer

Objetivo

Describir cómo se utiliza la tecnología de la comunicación y de la información (TIC) en los programas que aspiran a mejorar la financiación y el suministro de asistencia en el sector sanitario privado de países con ingresos bajos y medios, incluyendo las principales aplicaciones de la tecnología y los tipos de tecnologías que se utilizan.

Métodos

Colaboradores nacionales de 16 países realizaron una búsqueda directa y sistemática de programas sanitarios innovadores y recopilaron perfiles en la base de datos del Centro para la Innovación en el Mercado Sanitario. Estos datos se complementaron con revisiones bibliográficas y datos procedentes de informes propios suministrados por los programas.

Resultados

En muchos países con ingresos bajos y medios está aumentado el uso de la TIC para diferentes fines en diversas áreas relacionadas con la salud. De los programas sanitarios con TIC, el 42% la utilizan para ampliar el acceso geográfico a la asistencia sanitaria, el 38% para mejorar la gestión de datos y el 31% para facilitar la comunicación entre pacientes y médicos fuera de la consulta. Otros fines incluyen: la mejora del diagnóstico y el tratamiento (17%), la disminución del fraude y del abuso (8%) y la racionalización de las transacciones financieras (4%). Los dispositivos más utilizados en los programas con asistencia tecnológica son los teléfonos y ordenadores, empleados por los programas en un 71% y un 39% respectivamente, y las aplicaciones más comunes son la voz (34%), el software (32%) y los mensajes de texto (31%). Los donantes son los principales financiadores del 47% de los programas sanitarios basados en TIC.

Conclusión

Las organizaciones privadas están utilizando varios tipos de TIC para abordar desafíos clave del sistema sanitario. No obstante, para que puedan implementarse de forma satisfactoria, es necesario disponer de fuentes de financiación más sostenibles, de un mayor apoyo para la adopción de nuevas tecnologías y de mejores vías de evaluación del impacto.

Compartir