Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Condiciones médicas de los refugiados iraquíes en Jordania: datos del Sistema de información de Naciones Unidas de asistencia al refugiado

Farrah J Mateen, Marco Carone, Huda Al-Saedy, Sayre Nyce, Jad Ghosn, Timothy Mutuerandu & Robert E Black

Objetivo

Determinar la variedad y la carga de los servicios sanitarios utilizados entre los refugiados iraquíes que reciben asistencia sanitaria en Jordania, un país de primer asilo.

Métodos

Entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2010 se aplicó un control activo de los problemas de salud diagnosticados de acuerdo con la décima revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades, utilizando una base de datos preliminar centralizada en Jordania y denominada «Sistema de información de asistencia al refugiado».

Resultados

Se realizaron 27 166 visitas médicas a 7642 refugiados iraquíes (edad media: 37,4 años; 49% hombres; 70% de Bagdad; 6% discapacitados; 3% con un historial de tortura). Las enfermedades crónicas fueron frecuentes, incluyendo la hipertensión idiopática (22% de refugiados), trastornos visuales (12%), trastornos articulares (11%) y diabetes mellitus no dependiente de la insulina (11%). Las razones más comunes para la solicitud de asistencia fueron la infección del tracto respiratorio superior (11%), supervisión de embarazo normal (4%) y trastornos urinarios (3%). Las afecciones que requirieron un mayor número de visitas por refugiado fueron las enfermedades cerebrovasculares (1,46 visitas), catarata senil (1,46) y glaucoma (1,44). La asistencia patrocinada incluyó 31 747 remisiones o consultas a un servicio especializado y 18 432 dispensaciones de fármacos, 2307 estudios de laboratorio y 1090 placas de rayos X. Las especialidades más solicitadas fueron oftalmología, odontología, ginecología y cirugía ortopédica.

Conclusión

Los refugiados europeos en países de primer asilo y reasentamiento requieren servicios sanitarios, educación sanitaria, prevención sostenible y estrategias de control específicos para, predominantemente, enfermedades crónicas.

Compartir