Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Cómo alcanzar una cobertura elevada en el programa nacional de vacunación contra el virus del papiloma humano en Rwanda

Agnes Binagwaho, Claire M Wagner, Maurice Gatera, Corine Karema, Cameron T Nutt & Fidele Ngabo

Situación

Casi todas las mujeres que tienen cáncer cervicouterino están infectadas con el virus del papiloma humano (VPH). De las 275 000 mujeres que fallecen anualmente debido al cáncer cervicouterino, el 88% vive en países en desarrollo. Se han aprobado dos vacunas contra el VPH, no obstante, la implantación de la vacuna en países de ingresos bajos tiende a quedar entre 15 y 20 años por detrás de su aplicación en países de ingresos altos.

Enfoque

En 2011, el Ministerio de Sanidad de Rwanda se asoció con Merck para ofrecer la vacuna Gardasil contra el VPH a todas las niñas en la edad adecuada. El Ministerio formó una «asociación comunitaria público-privada» para garantizar un reparto eficaz y equitativo de la misma.

Marco regional

Más del 90% de los niños de 12 a 23 meses de edad en Rwanda ha recibido todas las vacunas básicas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud gracias a los esfuerzos gubernamentales por mejorar los sistemas sanitarios.

Cambios importantes

El programa de vacunación contra el VPH en Rwanda alcanzó una cobertura del 93,23% entre las niñas de sexto curso en el año 2011 al cabo de la primera ronda de vacunación con las tres dosis. Esto fue posible a través de la vacunación escolar y gracias a la participación de la comunidad para identificar a las niñas que faltaban o no estaban matriculadas en el colegio. Una campaña de sensibilización a escala nacional precedió la entrega de la primera dosis.

Lecciones aprendidas

A través de una serie de asociaciones innovadoras, Rwanda redujo a tan solo cinco años la brecha histórica de dos décadas en cuanto a la introducción de la vacuna entre países de ingresos altos y bajos. Una estrategia de reparto construida sobre el sólido sistema de vacunación y el marco de recursos humanos de Rwanda permitió alcanzar una cobertura elevada. Siguiendo la decisión de la GAVI Alliance de comenzar a financiar la vacuna contra el VPH, el ejemplo de Rwanda debería animar a otros países a investigar la cobertura de la vacuna universal contra el VPH, aunque su aplicación deberá adaptarse al contexto local.

Compartir