Boletín de la Organización Mundial de la Salud

La preparación local de los desinfectantes para manos a base de alcohol recomendados por la OMS: viabilidad, ventajas, dificultades y costes

Joanna Bauer-Savage, Didier Pittet, EunMi Kim & Benedetta Allegranzi

Situación

La reducción de las infecciones relacionadas con la atención sanitaria en países con ingresos medios y bajos se ve obstaculizada por el suministro inadecuado de jabón y agua y la falta o costes elevados de los desinfectantes para manos a base de alcohol.

Enfoque

En el año 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS) desarrolló y sometió a prueba dos fórmulas de desinfectantes para manos a base de alcohol que podrían prepararse en los centros sanitarios. En el año 2011 se evaluaron por medio de una encuesta en línea la viabilidad, las ventajas, los costes y las dificultades de la preparación local de ambas fórmulas.

Marco regional

La encuesta incluyó 34 centros sanitarios y 5 compañías privadas de 29 países.

Cambios importantes

La preparación local de una de las fórmulas de la OMS fue factible en todos los emplazamientos que participaron en la encuesta. Veintiuno (54 %) de ellos había sustituido el desinfectante para manos a base de alcohol empleado anteriormente por una de las fórmulas de la OMS. En 32 sitios, la aceptación y tolerancia entre los trabajadores sanitarios de la fórmula de la OMS preparada fue buena. Se descubrió que las fórmulas de la OMS eran más baratas que los desinfectantes comerciales. Las trabas para la preparación local incluyeron la dificultad de identificar el personal con las capacidades necesarias, la necesidad de formación del personal y las restricciones para la adquisición de ingredientes y dosificadores.

Lecciones aprendidas

Las fórmulas de la OMS son fáciles de preparar localmente, son económicas y presentan una buena tolerancia y aceptación entre los trabajadores sanitarios. Las dificultades posibles para la preparación, tales como el olor que desprenden, los problemas de adquisición de ingredientes y dosificadores, así como para realizar controles de calidad, deben investigarse aún más.

Compartir