Boletín de la Organización Mundial de la Salud

La eficacia de las estrategias para reducir las grasas trans en la dieta: examen sistemático de los datos disponibles

Shauna M Downs, Anne Marie Thow & Stephen R Leeder

Objetivo

Examinar sistemáticamente los datos disponibles sobre la eficacia de las estrategias (incluida la autorregulación) dirigidas a reducir los ácidos grasos de tipo trans (AGT) de producción industrial en los alimentos.

Métodos

Se examinaron las bases de datos Medline, Embase y Cinahl para identificar artículos revisados por expertos en los que se estudiara el efecto de las estrategias acerca de las grasas trans. Además, también se buscaron artículos de literatura gris en las primeras 20 páginas de resultados de Google. Los estudios se incluyeron cuando: (i) se trataba de un estudio empírico que se desarrolló en un entorno del «mundo real» (esto es, se excluyeron estudios de modelamiento); (ii) se examinaba una estrategia relacionada con los AGT que incluyera, por ejemplo, etiquetado, límites voluntarios o prohibiciones; y (iii) se examinaba el efecto de una estrategia sobre los niveles de AGT en los alimentos, la dieta de las personas, la sangre o la leche materna.

Resultados

Veintiséis artículos cumplieron con los criterios de inclusión. De ellos, cinco incluyeron una autorregulación voluntaria; ocho, sólo etiquetado; cuatro, etiquetado y límites voluntarios; cinco, prohibiciones locales y cuatro, prohibiciones nacionales. En su conjunto, todas las estrategias redujeron el nivel de AGT en los alimentos. Por regla general, los niveles de grasas saturadas aumentaron o disminuyeron según el tipo de producto, y el contenido total de grasa permaneció estable. Las prohibiciones locales y nacionales resultaron ser las más eficaces a la hora de eliminar los AGT de los alimentos, mientras que el etiquetado obligatorio y los límites voluntarios obtuvieron resultados variados, dependiendo, en su mayor parte, de la categoría de alimento.

Conclusión

Las estrategias dirigidas a la reducción del contenido de AGT en los alimentos estuvieron asociadas a reducciones significativas de los niveles de AGT sin un aumento del contenido total en grasas. Estas estrategias son factibles, viables y pueden tener un efecto sobre la salud pública.