Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Proteger y mejorar las prácticas de la lactancia materna en casos de emergencias graves: lecciones aprendidas en las tiendas para bebés en Haití

Mohamed Ag Ayoya, Kate Golden, Ismael Ngnie-Teta, Marjolein D Moreaux, Aissa Mamadoultaibou, Leslie Koo, Erin Boyd, Jean Max Beauliere, Celine Lesavre & Joseline Pierre Marhone

Situación

El terremoto de 2010 en Haití desalojó a unos 1,5 millones de personas, muchas de las cuales se trasladaron a campos de desplazados internos. Se esperaba que la interrupción de las prácticas de lactancia conduciría a un aumento de la morbilidad infantil, la desnutrición y la mortalidad.

Enfoque

El Ministerio de Salud de Haití y el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas, en colaboración con organizaciones no gubernamentales locales e internacionales, establecieron tiendas para bebés en las zonas afectadas por el terremoto. Las tiendas ofrecieron un lugar seguro para que las madres pudieran amamantar a sus hijos y para que los bebés no alimentados con leche materna recibieran sucedáneos de la leche materna listos para el consumo. Nunca antes, en ninguna parte del mundo, se había logrado establecer un despliegue de tiendas para bebés tan amplio y bien coordinado en una situación de emergencia.

Marco regional

Las tiendas para bebés se establecieron en cinco ciudades, pero sobre todo en Port-au-Prince, donde se había instalado la mayoría de los 1 555 campamentos de Haití para las personas desplazadas.

Cambios relevantes

Entre febrero de 2010 y junio de 2012, se establecieron 193 tiendas para bebés. Se inscribieron 180 499 parejas madre-hijo y 52 503 mujeres embarazadas en el programa de tienda para bebés. Entre los bebés menores de 6 meses, se observó que el 70% se alimentaba únicamente de leche materna, y que el 10% de los bebés que anteriormente recibía una "alimentación mixta", recibió una alimentación basada exclusivamente en leche materna durante la estancia en las tiendas. En 2010, el 13,5% de los bebés inscritos no pudo ser amamantado. Estos bebés recibieron sucedáneos de leche materna listos para el consumo.

Lecciones aprendidas

La rápida ampliación de los programas permitió que las prácticas de lactancia se mantuvieran sin interrupciones. Sin embargo, es necesario disponer de mejores métodos de evaluación y de orientación integral sobre la aplicación y el seguimiento de las tiendas para bebés para futuras emergencias, junto con una estrategia clara para trasladar las actividades de tiendas de campaña para bebés a los programas comunitarios y de servicios.