Boletín de la Organización Mundial de la Salud

La concesión obligatoria de licencias de patentes y la capacidad de fabricación local de medicamentos en África

Olasupo Ayodeji Owoeye

África tiene la mayor carga de morbilidad del mundo y sigue dependiendo de las importaciones de productos farmacéuticos para cubrir las necesidades de salud pública. A medida que los fabricantes asiáticos de medicamentos genéricos comienzan a operar bajo un régimen de propiedad intelectual más proteccionista, su capacidad para producir medicamentos a precios que sean asequibles para los países más pobres es cada vez más limitada. La Declaración de Doha relativa al Acuerdo sobre los ADPIC y la Salud Pública ofrece a los Estados miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) el derecho a adoptar la legislación que permite el uso de material patentado sin la autorización del titular de la patente, una disposición conocida como «licencia obligatoria». Los países africanos deben desarrollar una capacidad de producción local sustancial a fin de aprovechar al máximo las licencias obligatorias. Dado que aumentar la capacidad de producción en cada país africano resulta desalentador y casi irrealista, es necesario desarrollar una zona de libre comercio en África que sirva como una plataforma, no sólo para la libre circulación de mercancías de conformidad con las licencias obligatorias, sino también para establecer una colaboración económica o financiera encaminada a desarrollar una fuerte capacidad de fabricación de productos farmacéuticos en el continente. La mayoría de los países de África están en la lista de países menos desarrollados de las Naciones Unidas, por lo cual pueden, en virtud del derecho de la OMC, negarse a conceder patentes para productos farmacéuticos hasta 2021. Por tanto, existe una necesidad acuciante de que los países africanos colaboren ahora para desarrollar una fuerte capacidad de fabricación de productos farmacéuticos en el continente, mientras que las facilidades actuales del derecho internacional en materia de propiedad intelectual ofrecen beneficios notables.

Compartir