Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

¿Qué es el virus gripal A (H1N1) 2009 pandémico?

24 de febrero de 2010

Es un virus que nunca se había identificado como causa de infecciones en los seres humanos antes de la pandemia actual. Los análisis genéticos han revelado que procede de virus gripales animales y no guarda relación con los virus H1N1 de la gripe estacional que han circulado ampliamente entre los seres humanos desde 1977.

Por otro lado, los análisis antigénicos han demostrado que los anticuerpos dirigidos contra el virus H1N1 estacional no protegen contra el virus H1N1 pandémico. Aun así, otros estudios han indicado que un porcentaje considerable de las personas de 65 años o mayores presentan cierta inmunidad contra el virus pandémico; esto indica que algunas personas de este grupo etario podrían tener cierta inmunidad cruzada debido a la exposición a virus que circularon hace más tiempo.

A raíz de los brotes epidémicos iniciales en América del Norte en abril de 2009, el nuevo virus gripal se propagó rápidamente por todo el mundo. Cuando la OMS declaró la pandemia en junio de 2009, un total de 74 países y territorios habían notificado infecciones confirmadas mediante pruebas de laboratorio. Al día de hoy, la mayor parte de los países del mundo han confirmado infecciones por el nuevo virus.

A diferencia de lo que sucede con la gripe estacional, el nuevo virus causó muchas infecciones durante el verano en el hemisferio norte, y después mostró una actividad aun mayor durante los meses fríos en esta parte del mundo.

La gripe pandémica tiene características de morbilidad y mortalidad distintas de las que se observan en la gripe común. La mayor parte de las defunciones causadas por la gripe pandémica han correspondido a personas jóvenes, incluso si estaban por lo demás sanas. Quienes presentan un riesgo más elevado de sufrir una gripe grave o con complicaciones son las embarazadas, los niños pequeños y las personas de cualquier edad aquejadas de ciertas afecciones crónicas pulmonares y de otro tipo. Muchos de los casos graves se han debido a la neumonía vírica, más difícil de tratar que la neumonía bacteriana que generalmente se observa en la gripe estacional. Muchos de estos pacientes han requerido cuidados intensivos.

¿Cómo se contrae la gripe pandémica?

El virus gripal H1N1 pandémico se transmite de persona a persona, como lo hacen los virus gripales estacionales, y con la misma facilidad. El contagio puede ocurrir por la exposición a las gotículas que los enfermos de gripe expulsan al toser o estornudar, las cuales se inhalan o contaminan las manos o distintas superficies.

Para prevenir la propagación, los enfermos deben hacer todo lo posible por cubrirse boca y nariz al toser o estornudar, quedarse en casa cuando presentan los síntomas, lavarse las manos regularmente y mantener cierta distancia con las personas sanas.

¿Cuáles son los signos y síntomas característicos de la gripe pandémica?

El cuadro clínico de la gripe pandémica se caracteriza por malestar general, fiebre, tos, dolor de cabeza, dolores musculares y articulares, faringoamigdalitis y rinorrea; a veces también aparecen vómitos y diarrea.

La mayoría de los enfermos de gripe pandémica sufren una afección leve y se recuperan por completo sin necesidad de tratamiento.

¿Cuándo se debe buscar atención médica?

Los enfermos deben consultar con el médico si padecen dificultad para respirar o si la fiebre, especialmente la elevada, se prolonga más de tres días. Si el enfermo es un niño pequeño, los padres deben llevarlo al médico si presenta respiración acelerada o difícil, fiebre prolongada o convulsiones.

En la mayor parte de los casos, los cuidados de sostén en casa —reposo, beber muchos líquidos y tomar un analgésico para combatir el dolor— son suficientes para recuperarse. En los niños o adolescentes menores de 18 años se debe usar un analgésico que no sea el ácido acetilsalicílico.

¿Por qué se ha preocupado tanto la OMS por esta gripe, siendo así que cientos de miles de personas mueren cada año por las epidemias de gripe estacional?

La gripe estacional aparece cada año y los virus cambian con la misma periodicidad, pero muchas personas tienen cierta inmunidad contra el virus circulante, lo que ayuda a limitar la propagación. Además, en algunos países se aplican vacunas contra la gripe estacional para reducir la morbilidad y mortalidad.

Por el contrario, el virus H1N1 pandémico era nuevo y la mayoría de las personas tenían escasa o nula inmunidad frente a él. Además, la historia ha demostrado que las pandemias de gripe matan a millones de personas. Por último, al principio no se contaba con una vacuna contra la gripe pandémica.

Aún no se ha determinado el impacto mundial de la actual pandemia. Por lo común, el número de defunciones por gripe estacional o por las pandemias anteriores se calcula mediante modelos estadísticos.

Por contraposición, las cifras actualmente notificadas de más de 16 000 defunciones por gripe pandémica por virus H1N1 corresponden a las muertes individuales investigadas y confirmadas, notificadas principalmente por países con recursos suficientes para efectuar pruebas de laboratorio extensas. Este método nunca se había empleado para contar las defunciones por gripe estacional ni pandémica y se queda corto por mucho.

En uno o dos años se podrá determinar con más exactitud el número de defunciones causado por la pandemia actual aplicando modelos estadísticos.

(Actualizado con relación a la versión del 11 de junio de 2009.)

Compartir