Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

El uso de medicamentos antivirales contra la gripe por A (H1N1)

5 de mayo de 2009

Esta página está siendo actualizada en castellano.

¿Con qué fines pueden usarse los antivirales contra la gripe por A (H1N1)?

A la fecha, la mayoría de las personas que se han infectado con el nuevo virus A (H1N1) han presentado síntomas gripales (es decir, dolor de garganta, tos, rinorrea, fiebre, malestar general, dolor de cabeza y dolores articulares y musculares) y se han recuperado sin haber recibido tratamiento con antivirales.

Los antivirales pueden aminorar los síntomas y acortar la duración de la enfermedad, precisamente los efectos que tienen contra la gripe estacional. También pueden contribuir a evitar una afección grave y la muerte. El virus A (H1N1) es nuevo y, por lo tanto, es muy reducido el número de personas infectadas por él que han sido tratadas con antivirales. La OMS mantiene contacto con las autoridades de salud pública y médicos en los países afectados y está reuniendo información sobre la eficacia de estos medicamentos.

¿Cuáles antivirales surten efecto contra este virus?

Hay dos clases de antivirales contra la gripe: los inhibidores de la neuraminidasa como el oseltamivir y el zanamivir, y los adamantanos, como la amantadina y la rimantadina. En pruebas efectuadas con virus aislados de enfermos en México y los Estados Unidos se ha observado que el nuevo virus H1N1 es sensible a los inhibidores de la neuraminidasa, pero es resistente a la amantadina y la rimantadina.

¿Podría el virus hacerse resistente al oseltamivir y el zanamivir?

Es posible que el virus llegue a presentar resistencia a los antivirales usados contra la gripe. Por lo tanto, la OMS y sus asociados están vigilando la resistencia a los antivirales.

¿En qué circunstancias deberían administrarse los antivirales?

Los antivirales deben usarse según lo previsto en los planes nacionales de preparación para una eventual pandemia de gripe. En algunos países, las autoridades sanitarias han decidido tratar con antivirales a los pacientes probablemente aquejados por esta enfermedad como parte de las medidas de salud pública aplicadas.

Cuando se pueden usar antivirales para el tratamiento, los médicos deben basar la decisión en la valoración del riesgo de cada paciente. En cada caso debe establecerse también la relación riesgo-beneficio.

¿Debo tomar un antivírico por si acaso contraigo el nuevo virus?

No. Sólo debe tomar un antivírico como el oseltamivir o el zanamivir si así se lo recomienda el médico. No se deben comprar sin prescripción medicamentos para prevenir o tratar la nueva gripe, y hay que tener mucho cuidado al comprar antivíricos por Internet.

¿Qué está haciendo la OMS para facilitar los antivirales a los países en previsión de una pandemia?

La prioridad principal de la OMS es dotar de una reserva de emergencia a los países que carecen de antivirales o tienen muy pocos y, por añadidura, carecen de la capacidad de obtenerlos por sí mismos.

La OMS también está colaborando con los Estados Miembros, donantes y otros grupos que poseen reservas y están dispuestos a compartirlas con la Organización para que esta los distribuya a los países que los necesitan.

¿Qué medicamento se facilitará y de qué cantidad dispone la OMS?

A nivel mundial, la OMS tenía una reserva de aproximadamente 5 millones de tratamientos de oseltamivir para adultos. Una parte de esa reserva ya se ha distribuido por conducto de las oficinas regionales de la OMS, que se están ocupando de la asignación y la distribución. En este momento, la OMS está distribuyendo los 3 millones de dosis que le quedan entre los países en desarrollo más necesitados.

La OMS continúa evaluando las necesidades y colaborando con los fabricantes para conseguir más donaciones de antivirales. Los medicamentos se distribuirán en cuanto estas se reciban.

¿Qué países recibirán el medicamento y cómo serán seleccionados?

La OMS ha dispuesto que la primera remesa de antivirales de su propia reserva se envíe a 72 países. Se ha dado prioridad a los países vulnerables, teniendo en cuenta la capacidad nacional de fabricación y compra del producto. Según sea necesario, otros países recibirán apoyo mediante las reservas de las oficinas regionales.

¿Qué sucederá si la dotación inicial de emergencia resulta insuficiente?

La OMS mantiene conversaciones con los fabricantes acerca de la posibilidad de que estos tengan que ampliar la producción. La OMS tiene entendido que los fabricantes han trazado planes para producir rápidamente grandes cantidades.

La OMS trabajará en nombre de los Estados Miembros para conseguir los antivirales suplementarios que se necesiten, bien sea mediante donaciones o comprándolos al precio más bajo posible.


Compartir