Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Uso de las vacunas contra el virus gripal (H1N1) 2009 pandémico

30 de octubre de 2009

¿Cómo se aplica la vacuna?

Algunas vacunas se elaboran a base de virus muertos (vacunas «inactivadas») y se administran casi siempre mediante inyección en el brazo. En los niños de corta edad, incluidos los menores de 1 año, el sitio preferido para la inyección es el muslo.

Hay otras vacunas a base de virus vivos atenuados y estas se administran por atomización nasal.

Ambos tipos de vacunas protegen de la gripe.

¿Las personas necesitan una o dos dosis de la vacuna?

Los expertos recomiendan una sola dosis de la vacuna en adultos, adolescentes y niños a partir de los 10 años de edad, siempre y cuando ello sea compatible con las indicaciones aprobadas por las autoridades de reglamentación. Aconsejan también realizar más estudios sobre la posología eficaz en las personas inmunodeprimidas, que podrían necesitar dos dosis de la vacuna. En los países donde las autoridades nacionales consideran que los niños son un grupo prioritario para la vacunación inicial, se recomienda aplicar una dosis de la vacuna a tantos niños entre los 6 meses y los 10 años de edad como sea posible. Será necesario que las recomendaciones sobre el número de dosis se adapten rápidamente a medida que se obtengan nuevos datos.

¿Hay alguna persona a la que no se le deba aplicar la vacuna antigripal a base de virus vivos?

Sí. De ordinario, las vacunas a base de virus vivos no se deben administrar:

  • a las personas con antecedentes de anafilaxia u otras reacciones alérgicas gravísimas causadas por los ingredientes o residuos de sustancias presentes en la vacuna;
  • a las personas con antecedentes de una reacción grave causada por la vacuna antigripal;
  • a las personas que hayan padecido el síndrome de Guillain-Barré en el plazo de las seis semanas siguientes a la aplicación de una vacuna antigripal;
  • a los niños menores de 6 meses (la vacuna antigripal a base de virus vivos no está aprobada para este grupo etario);
  • a las personas que presenten en ese momento una enfermedad entre moderada y grave caracterizada por fiebre (deben esperar a recuperarse para poder ser vacunadas).

Los prospectos de la vacuna facilitan información acerca de quiénes no deberían recibir una vacuna en particular.

¿Puede la vacuna contra la gripe pandémica administrarse simultáneamente con otras vacunas? ¿Qué sucede en el caso de la vacuna contra la gripe estacional?

La vacuna antigripal a base de virus vivos puede aplicarse al mismo tiempo que otras vacunas inyectables contra otras enfermedades, pero deben inyectarse en distintos sitios.

Las vacunas antigripales estacional y antipandémica se pueden administrar juntas, lo que es útil desde el punto de vista de la salud pública según la opinión de un cuadro mundial de expertos en vacunación. Se están realizando estudios clínicos sobre este aspecto de la administración de las vacunas.

¿Qué debe hacer una persona para vacunarse contra la gripe pandémica?

Las autoridades sanitarias nacionales decidirán cómo habrán de llevarse a cabo las campañas de vacunación contra la gripe pandémica. Son las que están en mejor posición para determinar el momento de poner a disposición las vacunas y cómo habrá de vacunarse a las personas.

Las vacunas contra la gripe pandémica ¿protegerán de otros virus gripales, como el que causa la gripe estacional?

Las vacunas contra la gripe pandémica no protegen contra otros virus gripales.

Como las actuales vacunas contra la gripe estacional no contienen el virus pandémico, las personas tendrán que aplicarse la vacuna antipandémica y la estacional. Esta situación podría cambiar en el futuro.

¿Existe el riesgo de contraer la gripe por la propia vacuna?

Las llamadas vacunas «inactivadas» contienen virus muertos o fragmentos de virus, que no pueden causar la enfermedad. Las vacunas a base de virus vivos contienen virus atenuados que se multiplican muy poco y no son capaces de causar la enfermedad.

Ambas vacunas pueden causar efectos colaterales de tipo gripal (por ejemplo, dolores musculares y fiebre), pero los síntomas que a veces acompañan a la vacunación son por lo general menos pronunciados y duran mucho menos.

¿Por qué motivo algunas personas que se han vacunado enferman de gripe?

Hay algunos motivos por los que algunas personas pueden contraer la gripe o creer que la han contraído a pesar de haberse vacunado. No existen vacunas que brinden una protección total contra la enfermedad; pero reducen enormemente el riesgo de que esta se presente. Además, las vacunas antigripales solo surten efecto más o menos a los 14 días de su aplicación. Por lo tanto, las personas que se infectan un poco antes (de uno a tres días) o después de la vacunación pueden enfermar de gripe.

Por otro lado, las personas vacunadas pueden contraer una gripe causada por una cepa distinta del virus gripal contra la cual no protege la vacuna.

Por último, las personas que se han vacunado contra la gripe pueden padecer después una enfermedad causada por algún otro virus común distinto del gripal, pero que se califica erróneamente de gripe. En todos los casos mencionados, las personas pueden creer erróneamente que la vacuna no las protegió o incluso que les causó la enfermedad.

(Nota actualizada con relación a las versiones del 12 de julio, 27 de mayo y 2 de mayo de 2009.)

Compartir