Preparación y respuesta ante emergencias

Información para quienes viajen a países afectados por el virus de Zika

Actualización de marzo de 2017

El virus de Zika se transmite a las personas principalmente a través de la picadura de un mosquito del género Aedes infectado. También se puede transmitir por vía sexual.

Sobre la base de la evidencia disponible, la OMS no ha recomendado restricciones generales respecto de los viajes o el comercio con países, zonas o territorios con transmisión del virus de Zika.

No obstante, la OMS recomienda a las embarazas que no viajen a zonas afectadas por el virus de Zika pertenecientes a las categorías 1 y 2 de la OMS:

  • Categoría 1: zona en la que el virus se ha introducido por primera vez a partir de 2015 o zona en la que el virus se ha reintroducido, con transmisión activa.
  • Categoría 2: zona con constancia de circulación del virus antes de 2015 o con transmisión activa pero sin satisfacer los criterios para figurar en las categorías 1 o 3. Las zonas de la categoría 2 también pueden sufrir un brote de Zika.
  • Categoría 3: zona en que la transmisión se ha interrumpido, pero con posible transmisión futura.
  • Categoría 4: zona en que el mosquito Aedes aegypti está establecido, pero sin constancia de transmisión pasada o activa.

Esta recomendación se basa en el aumento de los casos de microcefalia y otras malformaciones congénitas en bebés nacidos de mujeres que se infectaron por el virus de Zika estando embarazadas. La microcefalia consiste en una cabeza pequeña al nacer o en el cese de su crecimiento tras el nacimiento.

Como medida de precaución, algunos gobiernos nacionales pueden formular recomendaciones de salud pública o sobre viajes a sus propias poblaciones, basándose en su evaluación de la evidencia disponible y los factores de riesgo locales.

Antes de viajar a zonas afectadas por el virus de Zika pertenecientes a las categorías 1 y 2

El riesgo de infección puede variar de forma considerable entre zonas de un mismo país o región, además de cambiar a lo largo del tiempo. Se aconseja a los viajeros que se asesoren con su médico y las autoridades sanitarias locales y nacionales para obtener información actualizada sobre los riesgos asociados específicamente a su itinerario, las afecciones de base que puedan padecer y las medidas apropiadas para reducir las posibilidades de exposición a picaduras de mosquitos y de transmisión sexual del virus de Zika.

Durante la estancia en zonas afectadas por el virus de Zika pertenecientes a las categorías 1 y 2

Hombres y mujeres deberían adoptar prácticas sexuales más seguras (en particular el uso sistemático de preservativos) o abstenerse de mantener relaciones sexuales para prevenir la infección por el virus de Zika, la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) u otras infecciones de transmisión sexual, así como embarazos no deseados.

Para evitar las picaduras de mosquito durante el viaje se pueden adoptar las siguientes medidas:

  • llevar ropa preferiblemente clara que cubra la mayor parte posible del cuerpo;
  • utilizar repelentes de insectos que contengan DEET (dietiltoluamida), IR 3535 (3-[N-butil-N-acetil]-aminopropionato de etilo) o KBR3023 (también conocido como icaridina o picaridina). Los repelentes se pueden aplicar sobre la piel expuesta o sobre la ropa y se deben respetar estrictamente las instrucciones que figuran en la etiqueta del producto. Si se utiliza al mismo tiempo un repelente y un filtro solar, el filtro solar se debe aplicar antes que el repelente.
  • poner barreras físicas en puertas y ventanas, como pantallas, mallas o redes impregnadas de insecticida, o cerrar puertas y ventanas; y
  • dormir con mosquiteras, especialmente durante el día, que es cuando los mosquitos del género Aedes son más activos.

Al regresar a casa

Para prevenir la ulterior transmisión del virus de Zika y evitar consecuencias negativas para el embarazo y el feto, todos los viajeros de regreso de zonas afectadas por el virus de Zika pertenecientes a las categorías 1 y 2 deberían adoptar prácticas sexuales más seguras, incluido el uso sistemático y correcto de preservativos, o abstenerse de mantener relaciones sexuales durante al menos 6 meses.

Al regresar a casa, los viajeros también deberían seguir utilizando repelentes de insectos durante al menos tres semanas para evitar las picaduras de mosquito y la posible propagación de la infección a otras personas a causa de dichas picaduras.

Las parejas sexuales de embarazadas deberían adoptar prácticas sexuales más seguras o abstenerse de mantener relaciones sexuales al menos mientras dure el embarazo.