Preparación y respuesta ante emergencias

Información para quienes viajen a países afectados por el virus de Zika

Actualización de octubre de 2016

Sobre la base de la evidencia disponible, la OMS no ha recomendado restricciones generales respecto de los viajes o el comercio con países, zonas o territorios con transmisión del virus de Zika.

No obstante, la OMS recomienda a las embarazas que no viajen a zonas con transmisión activa del virus de Zika. Esta recomendación se basa en el aumento de los casos de microcefalia y otras malformaciones congénitas en bebés nacidos de mujeres que se infectaron por el virus de Zika estando embarazadas. La microcefalia consiste en una cabeza pequeña al nacer o en el cese de su crecimiento tras el nacimiento.

Como medida de precaución, algunos gobiernos nacionales pueden formular recomendaciones de salud pública o sobre viajes a sus propias poblaciones, basándose en su evaluación de la evidencia disponible y los factores de riesgo locales.

El virus de Zika se transmite a las personas principalmente a través de la picadura de un mosquito del género Aedes infectado. También se puede transmitir por vía sexual.

Antes de viajar a zonas afectadas por el virus de Zika

Las personas que viajen a zonas con brotes de enfermedad por el virus de Zika deberían solicitar asesoramiento actualizado sobre los posibles riesgos y las medidas apropiadas para reducir la posibilidad de exposición a las picaduras de mosquito y a la transmisión sexual del virus.

Durante la estancia en zonas afectadas por el virus de Zika

Hombres y mujeres deberían adoptar prácticas sexuales más seguras (en particular el uso sistemático de preservativos) o abstenerse de mantener relaciones sexuales para prevenir la infección por el virus de Zika, la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) u otras infecciones de transmisión sexual, así como embarazos no deseados.

Para evitar las picaduras de mosquito durante el viaje se pueden adoptar las siguientes medidas:

  • llevar ropa preferiblemente clara que cubra la mayor parte posible del cuerpo;
  • utilizar repelentes de insectos que contengan DEET (dietiltoluamida), IR 3535 (3-[N-butil-N-acetil]-aminopropionato de etilo) o KBR3023 (también conocido como icaridina o picaridina). Los repelentes se pueden aplicar sobre la piel expuesta o sobre la ropa y se deben respetar estrictamente las instrucciones que figuran en la etiqueta del producto. Si se utiliza al mismo tiempo un repelente y un filtro solar, el filtro solar se debe aplicar antes que el repelente.
  • poner barreras físicas en puertas y ventanas, como pantallas, mallas o redes impregnadas de insecticida, o cerrar puertas y ventanas; y
  • dormir con mosquiteras, especialmente durante el día, que es cuando los mosquitos del género Aedes son más activos.

Al regresar a casa

Para prevenir la ulterior transmisión del virus de Zika y evitar consecuencias negativas para el embarazo y el feto, todos los viajeros deberían adoptar a su regreso prácticas sexuales más seguras, incluido el uso sistemático y correcto de preservativos, o abstenerse de mantener relaciones sexuales durante al menos 6 meses.

Al regresar a casa, los viajeros también deberían seguir utilizando repelentes de insectos durante al menos tres semanas para evitar las picaduras de mosquito y la posible propagación de la infección a otras personas a causa de dichas picaduras.

Las parejas sexuales de embarazadas deberían adoptar prácticas sexuales más seguras o abstenerse de mantener relaciones sexuales al menos mientras dure el embarazo.