Preparación y respuesta ante emergencias

Enfermedad por el virus de Oropouche — Perú

Brote epidémico
3 de junio de 2016

El 2 de mayo de 2016, el Ministerio de Salud del Perú notificó 57 casos de fiebre de Oropouche, la mayoría de ellos en ciudades localizadas en el norte de la Región del Cusco, en la pluviselva amazónica.

La mayoría de los casos (79%) se detectaron en enero, un 7% en febrero y un 14% en marzo. Hasta la fecha no ha habido casos mortales y todos los pacientes se han recuperado tras recibir tratamiento sintomático.

En febrero de 2016, una misión conjunta del Ministerio de Salud del Perú y de la OPS/OMS enviada a la Región de Madre de Dios detectó un brote mixto por virus del dengue (DENV-2) y de Oropouche, de mayor magnitud (120 casos) que otro brote de fiebre de Oropouche registrado en 1994 en Madre de Dios.

Respuesta de salud pública

Las autoridades sanitarias peruanas han puesto en práctica las siguientes medidas de salud pública:

  • tratamiento médico de los casos;
  • realización de investigaciones epidemiológicas y entomológicas;
  • fortalecimiento del control de los vectores.

Evaluación del riesgo por la OMS

Aunque en el pasado se han descrito casos de infección por el virus de Oropouche en el Perú, esta es la primera vez que se registran en la Región del Cusco. Será fundamental determinar si el vector competente (Culicoides paraensis) está presente en la región, pues ello podría explicar la aparición de la enfermedad en esta zona. Por el momento no se puede descartar la posibilidad de que se detecten nuevos casos en la Región del Cusco y en el resto del Perú. Dada la amplia distribución geográfica del vector competente en la Región de las Américas, hay un riesgo considerable de que se identifiquen casos en otros países. La OMS sigue observando la situación epidemiológica y realizando evaluaciones del riesgo basadas en la información más reciente.

Consejos de la OMS

Dada su presentación clínica, la fiebre de Oropouche debería incluirse en el diagnóstico diferencial de otras enfermedades frecuentes por arbovirus, como el dengue, la fiebre chikungunya, la fiebre amarilla o la enfermedad por el virus de Zika.

La proximidad de las viviendas a los lugares de cría de los mosquitos vectores es un importante factor de riesgo de infección por el virus de Oropouche. La prevención y el control se basan en la reducción de las fuentes de mosquitos (eliminación y modificación de los criaderos) y la reducción del contacto entre estos insectos y las personas. Esto se puede lograr reduciendo el número de hábitats naturales y artificiales llenos de agua en los que proliferan las larvas, reduciendo la población de mosquitos adultos alrededor de las comunidades en riesgo, y utilizando barreras tales como mosquiteros, cierre de puertas y ventanas, ropas largas y repelentes.

Antecedentes

La fiebre de Oropouche es causada por el virus homónimo, que se transmite al ser humano principalmente por la picadura de pequeños mosquitos de la especie Culicoides paraensis. No se ha documentado la transmisión directa del virus de una persona a otra.

Los síntomas de la fiebre de Oropouche son similares a los del dengue (inicio súbito de fiebre elevada, cefaleas, mialgias, artralgias y vómitos) y el periodo de incubación es de 4 a 8 días (desde 3 hasta 12). Algunos casos pueden presentar síntomas de meningitis aséptica.

En las Américas se han descrito brotes de fiebre de Oropouche en comunidades rurales y urbanas de Brasil, Ecuador, Panamá, Perú y Trinidad y Tabago.