Preparación y respuesta ante emergencias

Hepatitis E – Níger

Brotes epidémicos
5 de mayo de 2017

El 12 de abril de 2017, el Ministerio de Salud del Níger notificó a la OMS un brote de hepatitis E en la región oriental de Diffa, y el 19 de abril lo declaró oficialmente.

Desde el 9 de enero se observó un aumento de los casos de ictericia entre las embarazadas atendidas en el Centro Maternoinfantil de Diffa. Los casos se presentaron con cefaleas, vómitos, fiebre, conjuntivitis, dolor pélvico y pérdida de memoria.

Inicialmente se sospechó un brote de fiebre amarilla. Sin embargo, teniendo en cuenta el número de casos en embarazadas atendidas en el Centro Maternoinfantil de Diffa y el brote de hepatitis E existente en el vecino Chad, no se descartó el virus de la hepatitis E (VHE) como posible causa de los signos y síntomas. Se obtuvieron 29 muestras que fueron enviadas al Instituto Pasteur de Dakar, y todas dieron negativo para el virus de la fiebre amarilla, mientras que 15 dieron positivo para el VHE mediante PCR.

Hasta el 3 de mayo de 2017 se han notificado 282 casos sospechosos, 27 de ellos mortales (tasa de letalidad del 9,6%). Excepto una, todas las muertes se han producido en embarazadas. Hasta ahora se han notificado casos en cinco de los seis distritos de la región de Diffa (188 en los distritos de Diffa y N’Guigmi). La región de Diffa es una de las afectadas por la crisis existente en la subregión del lago Chad, y los movimientos transfronterizos son frecuentes.

Respuesta de salud pública

El 6 de abril de 2017, el Ministerio de Salud convocó una reunión urgente para examinar y entender mejor la situación del brote, en respuesta al cual se han iniciado las siguientes actividades:

  • Se ha activado el plan de contingencia y se están celebrando reuniones semanales para coordinar las actividades de respuesta.
  • Se ha efectuado una investigación preliminar del brote en Diffa y se han obtenido muestras biológicas. Se está preparando una investigación en profundidad de conformidad con el enfoque “Una Salud”.
  • Los casos están siendo tratados de forma gratuita, principalmente con el apoyo de la OMS y Médecins Sans Frontières.
  • Se está reforzando la vigilancia de la hepatitis E, que ha sido incluida en la lista de enfermedades de declaración obligatoria.
  • Se está reforzando la participación de la comunidad para fomentar la búsqueda temprana de atención, sobre todo entre las embarazadas.
  • También se está reforzando la colaboración con los países vecinos mediante un intercambio regular de información.
  • Se está preparando un plan integral de respuesta al brote que se utilizará para movilizar los recursos necesarios.

Evaluación del riesgo por la OMS

También se están notificando casos entre poblaciones de desplazados o refugiados, con lo que no se puede descartar una inminente propagación transfronteriza a los países de la subregión del lago Chad, especialmente en las zonas vecinas de Nigeria, Chad y norte del Camerún. Además, es necesario establecer el origen y la magnitud del brote en el Níger.

Este es el primer brote confirmado de hepatitis E en el Níger. Cabe destacar que ha ocurrido en una región donde hay poblaciones vulnerables en situación precaria tras su desplazamiento debido a la inseguridad. Por ahora, la región de Diffa es la principal zona afectada.

Para conocer mejor la magnitud del brote se está llevando a cabo una búsqueda activa de casos en varios centros sanitarios de la región y en el ámbito comunitario. El refuerzo de las intervenciones relacionadas con el agua, el saneamiento y la higiene contribuirá a interrumpir la transmisión del virus y a prevenir nuevos casos. Es importante que se mantenga la comunicación transfronteriza, de modo que pueda haber un intercambio de experiencias con respecto a los brotes de hepatitis E.

Consejos de la OMS

La OMS recomienda firmemente una investigación en profundidad del actual brote de hepatitis E con el fin de determinar su magnitud y las fuentes de infección. La Organización está siguiendo la evolución de la situación epidemiológica y realizando evaluaciones del riesgo a medida que se obtiene nueva información. Teniendo en cuenta la información disponible, la OMS no recomienda restricciones de los viajes al Níger ni del comercio con este país.