Preparación y respuesta ante emergencias

Poliovirus salvajes y de origen vacunal en Nigeria

Brotes epidémicos
6 de octubre de 2016

Brote de poliovirus salvaje de tipo 1 (WPV1)

Después de más de 2 años sin que se detectaran poliovirus salvajes en Nigeria, el Gobierno ha notificado tres casos de infección por WPV1 confirmados mediante pruebas de laboratorio. Los casos se iniciaron entre julio y agosto de 2016.

Los tres se detectaron en el estado de Borno, en niños de 2 a 5 años. Dos de ellos presentaron parálisis flácida aguda (PFA), mientras que el tercero, asintomático, se identificó por ser un contacto íntimo de uno de los niños con PFA.

Los virus detectados están íntimamente relacionados con los WPV1 detectados en Borno por última vez en 2011. Hay indicios de que esta cepa vírica ha estado circulando desde entonces sin que se haya detectado hasta ahora.

Casos de origen vacunal

Además de los casos descritos con poliovirus salvajes, también se ha detectado un poliovirus de tipo 2 de origen vacunal (cVDPV2) en muestras procedentes de un contacto doméstico sano de uno de los casos de WPV1 descritos recientemente en el contexto del reforzamiento de las actividades de vigilancia que se está llevando a cabo en la zona.

El análisis genético indica que la cepa de cVDPV2 aislada también ha estado circulando en la zona durante un mínimo de 2 años sin que se haya detectado hasta ahora.

Respuesta de salud pública

En el nordeste de Nigeria sigue en marcha una respuesta regional al brote para hacer frente a los poliovirus salvajes y de origen vacunal detectados.

Se están llevando a cabo actividades suplementarias de inmunización a gran escala. El Gobierno de Nigeria ha declarado el brote detectado en Borno como emergencia nacional de salud pública, y los gobiernos de los países vecinos (Camerún, Chad, Níger y República Centroafricana) han declarado una emergencia regional de salud pública en la subregión del lago Chad.

La respuesta regional al brote está siendo coordinanda en todos los países en el contexto de la emergencia humanitaria que afecta a algunas zonas de la región. Los equipos de erradicación de la poliomielitis sobre el terreno y en los ámbitos nacional, regional y mundial se están coordinando estrechamente con los equipos de respuesta a la emergencia humanitaria, con otras organizaciones de las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales para lograr el máximo impacto de los recursos disponibles y garantizar que las poblaciones más vulnerables y necesitadas de la región reciban la vacuna antipoliomielítica e intervenciones sanitarias más generales. Se han reforzado las actividades de vigilancia en toda la región.

Evaluación del riesgo por la OMS

La detección de WPV1 y cVDPV2 en Nigeria subraya la importancia de que se mantenga una elevada cobertura de vacunación sistemática en todos los niveles, a fin de reducir al mínimo el riesgo y las consecuencias de la circulación de poliovirus.

Para detener rápidamente este evento y garantizar en todo el país una cobertura vacunal suficiente que permita evitar brotes similares en el futuro es necesaria una respuesta sólida al brote, tal como la que se ha iniciado.

La inseguridad e inaccesibilidad de algunas zonas del país siguen dificultando las operaciones de respuesta.

La OMS considera que el riesgo de propagación internacional de cepas de WPV1 y cVDPV2 circulantes en la zona es elevada, en particular a las zonas vecinas de la subregión del lago Chad.

La OMS seguirá evaluando la situación epidemiológica y las medidas que se pongan en práctica para responder al brote.

Consejos de la OMS

Es importante que todos los países, en especial aquellos con contactos y viajes frecuentes a países y zonas afectadas por la poliomielitis, refuercen la vigilancia de los casos de PFA a fin de detectar rápidamente la importación de nuevos virus y facilitar una respuesta rápida. Los países, territorios y zonas deben mantener también una cobertura vacunal sistemática uniformemente elevada a nivel distrital, a fin de minimizar las consecuencias de toda introducción de nuevos virus.

En Viajes internacionales y salud, la OMS recomienda que toda persona que viaje a zonas afectadas por la poliomielitis esté plenamente vacunada frente a esta enfermedad. Los residentes en zonas infectadas y los visitantes que permanezcan en ellas más de 4 semanas deben recibir una dosis adicional de vacuna antipoliomielítica oral o inactivada en las 4 semanas a 12 meses anteriores al viaje.

De conformidad con el parecer de un Comité de Emergencia constituido en virtud del Reglamento Sanitario Internacional (2005), los esfuerzos por limitar la propagación internacional de poliovirus siguen constituyendo una emergencia de salud pública de importancia internacional. Los países afectados por la transmisión de poliovirus están sujetos a recomendaciones temporales derivadas del estado de emergencia de salud pública de importancia internacional, según las cuales todo país infectado por poliovirus debe declarar el brote como emergencia nacional de salud pública y proceder a la vacunación de todos los viajeros internacionales. Todo país que exporte poliovirus debe garantizar la vacunación de todos los viajeros internacionales antes de su partida.