Preparación y respuesta ante emergencias

Fiebre de Lassa – Benin, Burkina Faso y Togo

Brote epidémico
10 de marzo de 2017

Benin y Togo: caso exportado desde Benin

El 20 de febrero de 2017 el Ministerio de Salud de Benin notificó a la OMS un caso de fiebre de Lassa en el Distrito de Tchaourou (Departamento de Borgou, Benin), cerca de la frontera con Nigeria. Se trataba de una embarazada que vivía en Nigeria, cerca de la frontera con Benin.

El 11 de febrero ingresó en un hospital donde dio a luz un recién nacido prematuro por cesárea. La paciente falleció al día siguiente. Las muestras dieron positivo para la fiebre de Lassa en análisis realizados en el laboratorio de Cotonou (Benin), y después en el laboratorio de fiebre de Lassa del Hospital Universitario de Lagos (Nigeria). El recién nacido y el padre dejaron el hospital el 14 de febrero, sin saber los resultados, y se fueron a Mango, en el norte de Togo, donde fueron hospitalizados.

El recién nacido dio positivo para la fiebre de Lassa, y su padre negativo, en análisis realizados en el Instituto Nacional de Higiene de Lomé (Togo). El recién nacido fue tratado con ribavirina y está estabilizado, aunque sigue hospitalizado en el norte de Togo por problemas relacionados con su prematuridad y para un monitoreo general.

Se están siguiendo 68 contactos de la embarazada y el recién nacido en Benin, y otros 29 en Togo.

Togo: caso exportado desde Burkina Faso

El 26 de febrero, después de recibir información de Togo, el Ministerio de Salud de Burkina Faso notificó a la OMS un caso confirmado de fiebre de Lassa en un hospital del norte de Togo. El caso se había originado en el Distrito de Ouargaye, situado en la zona centrooriental de Burkina Faso.

Se trataba de una embarazada que había estado hospitalizada en Burkina Faso. Fue dada de alta y tuvo un aborto espontáneo en su casa. Tras una segunda hospitalización en Burkina Faso fue trasladada a un hospital de Mango, en el norte de Togo, donde falleció el 3 de marzo.

Las muestras de la mujer dieron positivo para la fiebre de Lassa en análisis realizados en el Instituto Nacional de Higiene de Lomé (Togo).

Se han identificado 7 contactos de la mujer en Togo y otros 135 en Burkina Faso, pero se siguen rastreando otros posibles contactos en ambos países.

Togo

El 2 de marzo ingresó en un centro sanitario del distrito sanitario de Kpendal un hombre con fiebre y melenas. Al día siguiente fue trasladado a un hospital regional.

Se enviaron al Instituto Nacional de Higiene de Lomé (Togo) muestras que dieron positivo para la fiebre de Lassa. El paciente salió del hospital el 6 de marzo, pero las investigaciones prosiguen. El paciente y sus familiares cercanos están siendo seguidos en su domicilio.

En Togo de han identificado 18 contactos relacionados con este caso.

Respuesta de salud pública

Las autoridades sanitarias de Benin, Burkina Faso y Togo han tomado las siguientes medidas en relación con estos casos de fiebre de Lassa:

  • Envío de equipos de respuesta rápida a las zonas afectadas para realizar investigaciones epidemiológicas.
  • Identificación y seguimiento de los contactos.
  • Fortalecimiento de las medidas de prevención y control de infecciones en los centros sanitarios e información de los profesionales sanitarios.
  • Fortalecimiento de la colaboración transfronteriza e intercambio de información entre Benin, Burkina Faso, Malí y Togo.

Evaluación del riesgo por la OMS

La fiebre de Lassa es una fiebre hemorrágica vírica aguda. El virus de Lassa se transmite al ser humano por contacto con alimentos o utensilios domésticos contaminados con orina o heces de roedores. También hay casos de transmisión en el laboratorio y de persona a persona.

La fiebre de Lassa es endémica en Nigeria y otros países de África Occidental, y casi todos los años hay brotes en diferentes zonas de la región, sobre todo entre diciembre y febrero. El brote más reciente en Benin se produjo en la misma zona en enero-mayo de 2016, cuando se notificaron en el país al menos 54 casos, 28 de ellos mortales. Tanto Burkina Faso como Togo han notificado casos esporádicos en el pasado.

Dados los constantes e importantes desplazamientos de población entre Benin, Burkina Faso, Níger, Nigeria y Togo, era de prever que se produjeran casos esporádicos en África Occidental, y no se puede descartar que haya nuevos casos esporádicos en los países de la región.

No obstante, con las medidas de control que han adoptado Benin, Burkina Faso y Togo, se considera que el riesgo de ulterior propagación de la enfermedad a partir de estos casos confirmados es bajo. Teniendo en cuenta los picos estacionales observados en años anteriores, el mejor conocimiento de la enfermedad, la mejor preparación y respuesta existente en general y el fortalecimiento de la colaboración regional, se considera que el riesgo de brotes a gran escala en la región es intermedio.

Consejos de la OMS

La prevención de la fiebre de Lassa se basa en una buena "higiene comunitaria" para evitar que los roedores entren en las casas. En los centros sanitarios, el personal debe aplicar siempre las precauciones habituales de prevención y control de infecciones al atender a los pacientes, independientemente de su diagnóstico.

Raramente, quienes viajan a zonas donde la fiebre de Lassa es endémica exportan la enfermedad a otros países. Aunque hay otras enfermedades infecciosas tropicales mucho más frecuentes, hay que tener en cuenta la fiebre de Lassa en pacientes febriles que hayan estado en África Occidental, sobre todo si han estado en zonas rurales u hospitales de países en los que la enfermedad es endémica. Los profesionales sanitarios que atiendan a pacientes con sospecha de fiebre de Lassa deben ponerse inmediatamente en contacto con expertos locales y nacionales para que los asesoren, además de hacer lo necesario para que se realicen las pruebas de laboratorio pertinentes.