Preparación y respuesta ante emergencias

Enfermedad por virus de Marburgo – Uganda y Kenya

Brote epidémico
15 de noviembre de 2017

El 17 de octubre de 2017, el Ministerio de Salud de Uganda notificó a la OMS un brote epidémico confirmado del virus de Marburgo en el distrito de Kween, al este del país. El Ministerio de Salud declaró oficialmente el brote el 19 de octubre de 2017. El 14 de noviembre, se habían notificado tres casos, dos confirmados y uno probable, que resultaron ser mortales, lo que situó la tasa de letalidad en el 100%. Esos casos estaban vinculados epidemiológicamente y procedían de la misma familia.

Cronológicamente, el primer caso (probable) era un pastor de 35 años que cazaba frecuentemente cerca de la región de Kaptum, conocida por sus cuevas infestadas de murciélagos. Fue hospitalizado el 20 de septiembre con síntomas similares a los de la enfermedad por virus de Marburgo y murió cinco días después. El primer caso confirmado fue la hermana del primer caso, de quien se había ocupado. El segundo caso confirmado fue el hermano de los dos primeros casos, que falleció el 26 de octubre de 2017 y fue enterrado ese mismo día de acuerdo con el protocolo de enterramiento seguro y digno.

Antes de su fallecimiento, el segundo caso confirmado había viajado a Kenya, donde visitó a unos familiares en el condado de West Pokot y a una curandera tradicional en el condado de Trans Nzoia. El 29 de octubre de 2017, el Ministerio de Salud de Uganda informó a la OMS y al Ministerio de Salud de Kenya sobre esos contactos de alto riesgo. Los resultados de los repetidos análisis de sangre que se hicieron a la curandera en el Instituto de Investigación Médica de Kenia, en Nairobi, para detectar la enfermedad por virus de Marburgo fueron negativos. Durante 21 días ella y su familia estuvieron en observación. También se hizo un seguimiento de los dos familiares de West Pokot y otros contactos del mismo condado.

La búsqueda activa de casos, la vigilancia de los fallecidos, las inhumaciones en condiciones seguras y dignas, y la movilización de la comunidad prosiguen en los distritos de Kween y Kapchorwa. En Uganda, de los 339 contactos registrados, 283 han sido objeto de un seguimiento de 21 días y 56 aún siguen en observación. En Kween, los 56 contactos siguen en observación, mientras que en el distrito de Kapchorwa, todos los contactos registrados concluyeron el seguimiento de 21 días. Se prevé que el periodo de seguimiento de 21 días del que son objeto todos los contactos restantes concluya el 16 de noviembre de 2017. Las actividades de vigilancia reforzada proseguirán hasta el 7 de diciembre de 2017.

Respuesta de salud pública

  • El Ministerio de Salud de Uganda sigue respondiendo de forma proactiva para hacer frente a este brote, con ayuda de la OMS y de los asociados.
  • Prosigue la búsqueda de contactos, así como la búsqueda activa de casos en los establecimientos de salud y las comunidades. A 14 de noviembre de 2017, se mantenía el seguimiento de 56 contactos. Las defunciones notificadas también se están investigando antes de proceder a su inhumación para determinar si fueron provocadas por la enfermedad por virus de Marburgo, y en los casos de defunciones sospechosas se aplica el protocolo de enterramiento seguro y digno.
  • Se han creado dos centros de tratamiento de la enfermedad por virus de Marburgo en el hospital de Kapchorwa y en Kaproron con el apoyo logístico de Médecins Sans Frontières (MSF) Francia, el UNICEF y la OMS.
  • Las actividades de movilización social y de comunicación de riesgos prosiguen. Más de 12 000 miembros de la comunidad han recibido información sobre la enfermedad por virus de Marburgo con la colaboración de voluntarios de la Cruz Roja, el UNICEF y expertos en comunicación de la OMS.
  • Se han enviado especialistas de apoyo psicosocial a Kween y se están llevando a cabo sesiones de consejo y orientación psicológica dirigidas a los familiares de las personas fallecidas a causa de la enfermedad por virus de Marburgo, los profesionales sanitarios y otros miembros de la comunidad.
  • Se han organizado visitas guiadas a los servicios de tratamiento de la enfermedad por virus de Marburgo en Kapchorwa y Kaproron, con el fin de disipar el miedo a los centros de tratamiento y los rumores de que la aplicación de prácticas incorrectas por los trabajadores sanitarios provocaba la muerte de los pacientes ingresados.
  • El 7 de noviembre de 2017, se organizó una reunión transfronteriza entre las autoridades sanitarias de Uganda y las de Kenya para reforzar la vigilancia transfronteriza en Kapchorwa, y las labores de vigilancia transfronteriza prosiguen.
  • En Kenya, el plan de emergencia frente al brote de la enfermedad por virus de Marburgo y el centro de operaciones de emergencia de salud pública se han activado, y se han adoptado medidas de preparación.
  • La OMS ha distribuido 2 000 equipos de protección personal que se han enviado al condado de Trans Nzoia (Kenya).
  • Se ha establecido un centro de tratamiento temporal para la enfermedad por virus de Marburgo (centro de salud Kaisangat), y la Cruz Roja de Kenya está contratando y reorientando a profesionales de enfermería para administrar el centro.
  • El UNICEF está colaborando con las actividades de comunicación y la movilización comunitaria.

Evaluación del riesgo por la OMS

La enfermedad por virus de Marburgo es una enfermedad vírica emergente y muy virulenta, de tendencia epidémica y alta letalidad (el índice de letalidad es del 23% al 90%). No obstante, se han registrado pocos brotes hasta el momento. El contagio se produce por contacto directo con la sangre o con otros líquidos corporales o tejidos de personas infectadas o de animales salvajes (por ejemplo, monos y murciélagos fruteros).

En la actualidad se están estudiando tratamientos y vacunas experimentales para realizar ensayos clínicos.

A 15 de noviembre, el brote actual había afectado a tres personas, que han muerto. Uno de los casos confirmados viajó a Kenia antes de su fallecimiento. Sin embargo, hasta la fecha no se ha confirmado ningún caso secundario fuera de Uganda.

Uganda ya ha gestionado brotes epidémicos recurrentes de Ebola y de la enfermedad por virus de Marburgo. Históricamente, los casos notificados en Uganda han sido mineros y visitantes de cuevas donde viven colonias de murciélagos. Por otro lado, Kenya no tiene mucha experiencia en este terreno y ha sufrido una huelga de trabajadores sanitarios que podría retrasar cualquier respuesta de salud pública. Los desplazamientos de la población entre Kenya y Uganda y la mezcla entre las comunidades ugandesa y keniana podrían aumentar el riesgo de propagación entre los dos países.

Las autoridades sanitarias ugandesas han respondido con celeridad ante este evento, y se están adoptando medidas urgentes para controlar el brote. Las autoridades sanitarias kenianas han activado el plan de emergencia y el centro de operaciones para emergencias de salud pública, y han empezado a aplicar medidas de preparación. El elevado número de posibles contactos entre las familias extensas, en los centros de salud y en las ceremonias funerarias tradicionales ha dificultado la respuesta.

Los distritos afectados se encuentran en una zona rural montañosa situada en la frontera con Kenya, a unos 300 km al noroeste de Kampala, en las vertientes septentrionales del Parque Nacional del Monte Elgon. Las cuevas de este parque nacional son una importante atracción turística y albergan grandes colonias de murciélagos fruteros que transmiten virus de Marburgo. La proximidad del área afectada con la frontera con Kenya, los movimientos transfronterizos entre el distrito afectado y Kenya y la posible transmisión del virus entre colonias y al ser humano contribuyen a que aumente el riesgo de propagación más allá de las fronteras ugandesas.

Estos factores indican que el riesgo de transmisión a nivel nacional y regional es elevado y requiere una acción inmediata y coordinada que cuente con la ayuda de asociados internacionales. Es necesario advertir de este riesgo y dar los consejos pertinentes a los turistas que visiten el Monte Elgon, en particular las cuevas y las zonas aledañas. El riesgo asociado a este evento a nivel mundial es bajo.

Consejos de la OMS

La transmisión entre seres humanos del virus de Marburgo se produce principalmente por el contacto directo con la sangre y los líquidos corporales de personas infectadas y sintomáticas. Se han dado casos de contagio durante la atención sanitaria cuando no se han aplicado las medidas de lucha antiinfecciosa adecuadas.

Los trabajadores sanitarios que atiendan a personas con un diagnóstico confirmado de enfermedad por virus de Marburgo o a personas que se sospeche que puedan tener la enfermedad deben aplicar las medidas de precaución pertinentes para evitar la exposición a la sangre y los líquidos corporales infectados, así como el contacto sin protección con entornos que puedan estar contaminados.

Es necesario reforzar las actividades de vigilancia en todas las zonas sanitarias afectadas, en particular el rastreo de contactos y la búsqueda activa de casos.

La principal medida para reducir las infecciones y las muertes en el ser humano por el virus de Marburgo consiste en sensibilizar acerca de los factores de riesgo de contagio y las medidas de protección que pueden adoptarse para reducir la exposición humana al virus. Los mensajes básicos en materia de salud pública que se deben transmitir son los siguientes:

  • Es necesario reducir el riesgo de transmisión del murciélago frutero al ser humano derivado de la estancia prolongada en minas o cuevas habitadas por colonias de estos animales. Los turistas y las personas que trabajen o desarrollen actividades de investigación en las minas o cuevas donde vivan estas colonias deben llevar guantes y ropas adecuadas para protegerse (incluidas mascarillas).
  • Es preciso reducir la transmisión entre seres humanos en la comunidad derivada del contacto directo con pacientes infectados por el virus de Marburgo, en especial con los líquidos corporales. Además, se debe evitar el contacto físico estrecho con personas infectadas por el virus. Las personas que atienden a los pacientes en su domicilio deben llevar guantes y equipos de protección personal adecuados. Es necesario lavarse siempre las manos después de visitar a familiares enfermos hospitalizados y de prestar atención domiciliaria a los enfermos.
  • Las comunidades afectadas por el brote de la enfermedad por virus de Marburgo deben hacer lo posible por informar bien a la población de las características de la enfermedad para evitar la estigmatización por la comunidad y fomentar que se acuda cuanto antes a un centro de tratamiento, así como para facilitar la adopción de otras medidas necesarias para contener el brote, como las relacionadas con el entierro de los fallecidos. Es necesario enterrar rápidamente, en condiciones de seguridad y con dignidad, a las personas que mueran a consecuencia de esta enfermedad.

Restricciones a los viajes internacionales

De acuerdo con la información disponible sobre este brote, la OMS no recomienda que se impongan restricciones a los viajes ni el comercio con Uganda y las zonas afectadas. Las personas que visiten las cuevas del Monte Elgon deben evitar la exposición a los murciélagos frugívoros y el contacto con primates distintos del ser humano y, en la medida de lo posible, han de llevar guantes y prendas de protección, en particular, mascarillas.

Se han hecho verificaciones con relación a informaciones procedentes de algunos medios de comunicación que afirmaban que Kenya había adoptado medidas de cuarentena en la frontera con las zonas afectadas de Uganda; las autoridades sanitarias no han confirmado esa información.

No se ha notificado ninguna otra restricción de viaje a Uganda o Kenya debida al actual brote de la enfermedad por virus de Marburgo.

En el sitio web de la OMS dedicado a la enfermedad por virus de Marburgo y en la nota descriptiva de la Organización sobre esta enfermedad puede encontrarse más información sobre las medidas de prevención y control.