Preparación y respuesta ante emergencias

Coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) – Arabia Saudita

Brotes epidémicos
17 de agosto de 2017

Entre el 4 de julio y el 12 de agosto de 2017, el Centro Nacional de Enlace para el RSI de Arabia Saudita notificó 26 nuevos casos de infección por MERS-CoV, seis de ellos mortales, así como la muerte de otros dos casos notificados con anterioridad.

Datos de los casos

Se puede consultar información detallada sobre estos casos en un documento separado (véase el enlace que figura más abajo).

De los 26 nuevos casos, 13 formaron parte de un conglomerado registrado en un hospital de la región de Al Jawf (Arabia Saudita), El caso inicial, de 51 años, se notificó el 2 de agosto. Hasta la fecha se han identificado 12 casos mediante rastreo de los contactos. Entre ellos hay ocho miembros del personal sanitario (todos asintomáticos) del hospital donde se trató el caso inicial, un contacto hospitalario (varón de 70 años) y tres contactos domésticos. Se mantiene el seguimiento de los profesionales sanitarios y de los contactos hospitalarios y domésticos.

A nivel mundial, la OMS ha sido notificada de 2066 casos confirmados de infección por MERS-CoV, de los cuales al menos 720 han sido mortales.

Respuesta de salud pública

El Ministerio de Salud de Arabia Saudita evalúa todos los casos y sus contactos, y pone en marcha medidas para limitar una ulterior transmisión de persona a persona y controlar los brotes de MERS. Entre las medidas adoptadas por los funcionarios del Ministerio de Salud de Arabia Saudita se encuentran:

  • La estratificación del riesgo y el rastreo activo de los contactos en los centros sanitarios y en la comunidad. A los contactos de alto riesgo (por ejemplo, los expuestos a un caso en ausencia de protección o los participantes en procedimientos que generan aerosoles) se les realizan PCR aunque no presenten síntomas. Los profesionales sanitarios solo vuelven al trabajo tras recibir el visto bueno de expertos en el control de infecciones.
  • En las 24 horas siguientes a la detección del brote se enviaron a los centros epidemiólogos hospitalarios capacitados.
  • Se hizo obligatoria la observancia estricta de la desinfección ambiental y la limpieza final de las zonas afectadas.
  • Se puso en marcha un triaje visual de las enfermedades respiratorias en urgencias y en las consultas externas y se aseguró la disponibilidad 24 horas al día durante los 7 días de la semana de personal de enfermería capacitado para detectar a los pacientes con síntomas respiratorios, documentando los datos adecuadamente en formularios de triaje.
  • Se procedió a la capacitación exhaustiva de los profesionales sanitarios en los siguientes aspectos: definición de los casos para posibilitar su detección precoz, precauciones de aislamiento, colocación y retirada del equipo de protección personal, higiene de las manos y limpieza y desinfección del medio.
  • Se aseguró la disponibilidad de suministros para la prevención de la infección, tales como productos para la limpieza de las manos, equipos de protección personal, desinfectantes, filtros HEPA portátiles y aparatos de fumigación.
  • Se aseguró la capacitación de todos los profesionales sanitarios para utilizar respiradores de gran eficiencia.
  • Se puso en práctica la política de no permitir a los profesionales sanitarios de centros afectados por brotes que acudan o trabajen en centros relacionados con la Hajj ni en ningún otro centro sanitario mientras no tengan el visto bueno de un médico.

Evaluación del riesgo por la OMS

El MERS-CoV es causa de infecciones humanas graves con gran mortalidad, y está demostrado que puede transmitirse de persona a persona. Hasta ahora, dicha transmisión de persona a persona ha tenido lugar sobre todo en entornos sanitarios.

La notificación de nuevos casos no cambia la evaluación global del riesgo. La OMS prevé que se notifiquen nuevos casos de infección por MERS-CoV en Oriente Medio y que se sigan exportando casos a otros países a través de personas que adquieran la infección tras la exposición a animales o productos animales (por ejemplo, tras el contacto con dromedarios) o a personas infectadas (por ejemplo, en entornos sanitarios). La OMS sigue observando la situación epidemiológica y realiza evaluaciones del riesgo basadas en la información más reciente.

Consejos de la OMS

Sobre la base de la situación actual y la información disponible, la OMS alienta a todos sus Estados Miembros a que mantengan la vigilancia de las infecciones respiratorias agudas y examinen cuidadosamente todos los casos inusuales.

Las medidas de prevención y control de las infecciones son esenciales para evitar la posible propagación del MERS-CoV en los centros sanitarios. No siempre es posible identificar precozmente a los pacientes con MERS-CoV, puesto que sus síntomas iniciales son inespecíficos, como ocurre con otras infecciones respiratorias. Por consiguiente, los profesionales sanitarios deben aplicar las precauciones generales en todo momento y en todos los pacientes, independientemente de su diagnóstico.

Además, hay que adoptar precauciones contra la transmisión por gotículas al atender a cualquier paciente con síntomas de infección respiratoria aguda; cuando se trate de un caso confirmado o probable de infección por MERS-CoV, hay que añadir precauciones contra el contacto y protección ocular. Las precauciones contra la transmisión por vía aérea están indicadas cuando se realicen procedimientos generadores de aerosoles.

Mientras no haya conocimientos más profundos acerca del MERS-CoV, debe considerarse que las personas con diabetes, insuficiencia renal, neumopatías crónicas e inmunodepresión corren gran riesgo de contraer enfermedad grave tras la infección por este virus. Por consiguiente, esas personas deben evitar el contacto estrecho con animales, especialmente camellos, cuando acudan a granjas, mercados o establos donde se sospeche que el virus pueda estar circulando. Hay que adoptar medidas higiénicas generales, como lavarse las manos antes y después de tocar animales y evitar el contacto con animales enfermos.

Deben observarse las medidas de higiene de los alimentos. Hay que evitar el consumo de leche de camella sin hervir, orina de camello, y carne que no esté suficientemente cocinada.

La Organización no recomienda exámenes especiales en los puntos de entrada ni la imposición de restricciones a los viajes ni al comercio en relación con este evento.