Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Gripe aviar A(H5N1) Actualización Nº 31- Situación en Asia (aves de corral): necesidad de una respuesta a largo plazo y comparación con brotes anteriores

2 de marzo de 2004

Durante la reunión de emergencia que tuvo lugar la semana pasada en Bangkok, Tailandia, los funcionarios de la FAO, la OIE y la OMS llamaron la atención hacia varias características excepcionales de los brotes de infección por virus H5N1 que están teniendo lugar en las aves de corral en Asia, y en particular hacia su distribución geográfica, su velocidad de propagación y su gravedad sin precedentes.

La suposición de que se va a poder controlar rápidamente la situación no es avalada por la experiencia mundial, acumulada a lo largo de más de cuatro décadas en los brotes anteriores, todos ellos de alcance mucho menor e intrínsecamente menos amenazadores. Incluso en países con buena vigilancia, recursos adecuados y brotes limitados geográficamente, el control ha tardado a menudo hasta dos años. Por estos y otros motivos, la OMS ha pedido cautela ante la suposición de que se vaya a poder controlar estos brotes en un futuro inmediato.

La OMS ha descrito en una actualización anterior las graves consecuencias de estos brotes para la salud pública. Hasta finales de 2003, la gripe aviar hiperpatogénica se ha considerado una enfermedad rara.

Desde 1959 sólo se han descrito 21 brotes en todo el mundo. La mayoría se produjo en Europa y en las Américas. Sólo en cinco de ellos hubo una importante propagación a numerosas granjas, y sólo uno se propagó a otros países. Desde mediados de diciembre de 2003 se ha confirmado la existencia de brotes de gripe aviar hiperpatogénica causada por la cepa H5N1 en ocho países asiáticos. En la mayoría de estos países los brotes de esta enfermedad son los primeros en su historia. En varios, los brotes han afectado a la práctica totalidad del país.

Durante los dos últimos meses, en Asia se han sacrificado o han muerto debido a la enfermedad más de 100 millones de aves, cifra que supera el número total de aves de corral afectadas a lo largo de los años en todo el mundo, combinando los cinco brotes mayores que se han producido.

La experiencia mundial desde 1959 respalda las declaraciones oficiales acerca de la naturaleza sin precedentes de la situación actual y del reto excepcional que supone su control. Entre las características únicas de la presente situación se encuentran:

La concentración de las aves de corral en granjas domésticas. En varios países afectados por estos brotes, hasta un 80% de las aves de corral son criadas en libertad en pequeñas granjas y corrales domésticos de las zonas rurales. En China, el 60% de los 13 200 millones de pollos que se calcula que hay en el país son criados en pequeñas granjas, muy cerca de los seres humanos y de otros animales domésticos, entre ellos los cerdos. Esta situación dificulta enormemente la aplicación de medidas de control estrictas, que fueron esenciales para controlar brotes anteriores. Estas medidas de control instalaciones con control ecológico y que impidan el contacto con otras aves, Tratamiento de aguas, desinfección de todas las personas, equipamientos y vehículos que entren en las instalaciones, prevención del contacto con insectos, roedores y otros vectores mecánicos no se pueden aplicar en pequeñas granjas rurales y corrales domésticos.

La importancia económica de la producción de aves de corral. La producción de aves de corral contribuye en gran medida a la economía y al suministro de alimentos de los países afectados. El sector agrícola se enfrenta al reto de minimizar las pérdidas para la industria y los granjeros de subsistencia de un modo que también reduzca los riesgos para la salud humana. Como en la región hay muchas personas tan dependientes de las aves de corral, puede resultar difícil poner en práctica medidas de sacrificio apropiadas.

La falta de experiencia en el control. Dado que la enfermedad es nueva en la mayoría de los países de la región, hay muy poca experiencia nacional e internacional para orientar las mejores medidas de control específicas para cada país. En algunos países, los anuncios del éxito del sacrificio de las aves en algunas zonas se están siguiendo de la reaparición de la enfermedad en las mismas zonas, lo cual refleja la reintroducción del virus, la persistencia de su presencia en el ambiente o una verificación inadecuada del control del brote.

La falta de recursos. Varios países con brotes muy generalizados carecen de infraestructuras y recursos suficientes, entre ellos los recursos para compensar a los granjeros y alentar así el cumplimiento de las recomendaciones de los gobiernos. En algunos países que han anunciado la existencia de brotes no se está procediendo a la vigilancia para detectar la extensión de la propagación ni al sacrificio de los animales que se sabe que están infectados.
- La magnitud de la propagación internacional. Con tantos países adyacentes afectados, es necesaria una estrategia regional para asegurar que lo conseguido en un país no se vea comprometido por la existencia de medidas de control insuficientes en otro.

Estas características excepcionales harán extremamente difícil que se logre un control rápido y una prevención a largo plazo de las recurrencias.

Según las recomendaciones de la FAO, la OIE y la OMS, el sacrificio de los animales sigue siendo la actuación de primera línea para poder controlar los brotes actuales. Al contrario de lo que ocurre con otros animales domésticos importantes desde el punto de vista económico, la cría de aves de corral tiene lugar en un sistema de producción muy pequeño. Si se dispusiera de recursos suficientes para reemplazar las aves de corral sacrificadas, los países no postergarían medidas enérgicas de sacrificio de los animales por temor a sus consecuencias a largo plazo para la producción de aves de corral.

Las aves silvestres pueden desempeñar un importante papel en la introducción entre las aves domésticas de virus poco patogénicos, los cuales, si se les permite circular durante varios meses, pueden mutar hacia formas hiperpatogénicas. Hasta la fecha no hay pruebas que indiquen que las aves silvestres sean la fuente de los brotes actuales de gripe aviar hiperpatogénica por virus H5N1. Las aves de corral infectadas son las especies que causan mayor preocupación. Las aves silvestres no deben ser sacrificadas.

Brotes anteriores de gripe aviar hiperpatogénica en todo el mundo

Año País/zona Aves domésticas afectadas Cepa
1959 Escocia pollo H5N1
1963 Inglaterra pavo H7N3
1966 Ontario (Canadá) pavo H5N9
1976 Victoria (Australia) pollo H7N7
1979 Alemania pollo H7N7
1979 Inglaterra pavo H7N7
1983–1985 Pennsylvania (EE.UU)* pollo, pavo H5N2
1983 Irlanda pavo H5N8
1985 Victoria (Australia) pollo H7N7
1991 Inglaterra pavo H5N1
1992 Victoria (Australia) pollo H7N3
1994 Queensland (Australia) pollo H7N3
1994–1995 México* pollo H5N2
1994 Pakistán* pollo H7N3
1997 Nueva Gales del Sur (Australia) pollo H7N4
1997 Hong Kong (China)* pollo H5N1
1997 Italia pollo H5N2
1999–2000 Italia* pavo H7N1
2002 Hong Kong (China) pollo H5N1
2002 Chile pollo H7N3
2003 Países Bajos* pollo H7N7

*Brotes con importante propagación a numerosas granjas, que ocasionaron grandes pérdidas económicas. En la mayoría de los demás brotes, la propagación a partir de las granjas inicialmente infectadas fue escasa o nula.

Observaciones realizadas en brotes anteriores (1959-2003)

Puede ser extremadamente difícil controlar los brotes de gripe aviar hiperpatogénica, incluso en condiciones favorables (concentración de las aves infectadas en instalaciones de producción industriales con buen mantenimiento, brotes delimitados geográficamente).
- Se tardó dos años en controlar el brote de 1983 en Pennsylvania (Estados Unidos de América). Se sacrificaron unos 17 millones de aves, lo cual supuso unos costos directos de US$ 62 millones. Los costos indirectos se han estimado en más de US$ 250 millones.
- El brote de 2003 en los Países Bajos se propagó a Bélgica y Alemania. En los Países Bajos se sacrificaron más de 30 millones de aves un cuarto de la población de aves de corral del país. En Bélgica se sacrificaron unos 2,7 millones, y en Alemania aproximadamente 400 000. En los Países Bajos se infectaron 89 personas, una de las cuales (un veterinario) falleció. En ese brote, las medidas necesarias para proteger la salud de los granjeros, de otros trabajadores y de las personas que visitaban las granjas incluyeron el uso de ropa de protección, de máscaras para cubrir la boca y la nariz y de protección ocular, la vacunación frente a la gripe humana estacional corriente y la administración profiláctica de antivíricos.

El control es aún más difícil en países con poblaciones densas de aves de corral.
- El brote que tuvo lugar en Italia en 1999-2000 causó la infección de 413 poblaciones de aves, entre ellas 25 de cría doméstica, y llevó a sacrificar aproximadamente 14 millones de aves. El control se vio dificultado por la aparición de casos en zonas con poblaciones extremadamente densas de aves de corral. Las compensaciones a los granjeros ascendieron a US$ 63 millones. Los costos para la industria avícola e industrias conexas se han calculado en US$ 620 millones. Cuatro meses después de que terminara el último brote, el virus reapareció en una forma poco patogénica que en poco tiempo causó otros 52 nuevos brotes.
- Aunque el último brote de gripe aviar hiperpatogénica ocurrido en México tuvo lugar en 1995, el agente causal- la cepa H5N2- nunca ha sido eliminado totalmente del país en su forma actual, poco patogénica, pese a años de grandes esfuerzos, entre ellos que se incluye la administración de más de 2000 millones de dosis de vacunas de eficacia variable. Del mismo modo, la política de vacunación seguida en Pakistán no parece haber llevado a la erradicación del agente causal.

La evitación del contacto entre las aves de corral y las aves silvestres, especialmente los patos y otras aves acuáticas, puede ayudar a evitar la introducción de virus poco patogénicos en las poblaciones de aves domésticas. Aunque hasta la fecha no se han obtenido pruebas que relacionen de forma concluyente los brotes actuales con las aves migratorias en Asia, hay que tener en cuenta que:
- Varios de estos brotes se han relacionado con el contacto entre aves de corral criadas en libertad y aves silvestres, por ejemplo, a través del uso compartido de fuentes de agua. La contaminación fecal de los suministros de agua se considera una forma muy eficiente de transmisión del virus a partir de las aves acuáticas. En lagos y charcas donde se congregan aves migratorias se han aislado con facilidad virus poco patogénicos.
- Una práctica especialmente peligrosa consiste en criar un pequeño número de patos domésticos en charcas cercanas a poblaciones de pollos y pavos domésticos. Los patos domésticos atraen patos silvestres y constituyen un importante eslabón en la cadena de transmisión de las aves silvestres a las domésticas.

Frente a los virus de la gripe aviar de los subtipos H5 y H7 se recomiendan medidas de control enérgicas, entre ellas el sacrificio de las aves de corral infectadas y expuestas, aunque los virus sean inicialmente poco patogénicos. Los subtipos H5 y H7 son los únicos implicados en brotes de enfermedad hiperpatogénica.
- Varios de los brotes más importantes (Pennsylvania, México, Italia) comenzaron con una enfermedad leve en las aves de corral. Cuando al virus se le permitió seguir circulando en las aves de corral, acabó mutando (en un plazo de 6 a 9 meses) hacia una forma hiperpatogénica con una mortalidad cercana al 100%. Además, la presencia inicial de virus poco patogénicos en estos brotes complicó el diagnóstico de la forma hiperpatogénica.

Compartir