Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Yugulado el último brote de SRAS en China, persiste la preocupación respecto a la bioseguridad - Actualización nº 7

18 de mayo de 2004

Han pasado más de tres semanas desde que se aisló al último paciente afectado por el más reciente brote de SRAS de China, lo que ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a declarar que la cadena de transmisión de persona a persona parece haberse interrumpido.

Sin embargo, expertos de la OMS y las autoridades chinas están aún tratando de determinar el origen preciso del brote. La investigación se ha centrado principalmente en el Instituto Nacional de Virología de Beijing, donde se han llevado a cabo experimentos con el coronavirus del SRAS vivo y desactivado. Dos investigadores del Instituto contrajeron el SRAS a finales de marzo y mediados de abril. El brote se notificó el 22 de abril y el Instituto fue cerrado al día siguiente.

Los datos preliminares arrojados por la investigación no han conseguido identificar una fuente infecciosa o un error de procedimiento concretos en el Instituto, y es posible que nunca se logre una respuesta satisfactoria a ese interrogante. No se tiene conocimiento de que ninguno de los investigadores haya llevado a cabo directamente experimentos con el coronavirus del SRAS vivo. Sin embargo, los investigadores están muy preocupados por el funcionamiento de los sistemas de bioseguridad en el Instituto, en particular sobre cómo y dónde se manejó el coronavirus, y cómo y dónde se almacenaron las muestras del virus.

La OMS y las autoridades chinas consideran preocupante la aparición de casos de SRAS asociados a laboratorios. La OMS insta a todos los Estados Miembros a que consideren este último brote como un acicate para revisar las prácticas de bioseguridad de las instituciones y los laboratorios que trabajan con el coronavirus del SRAS.

Durante el brote de SRAS de 2003 y después del mismo se recogió un gran número de muestras a partir de posibles casos humanos, de animales y del ambiente. Estas muestras, que pueden contener coronavirus vivos del SRAS, se conservan todavía en diversos laboratorios de todo el mundo. Algunas de ellas se almacenan en laboratorios a un nivel de confinamiento inadecuado. El coronavirus del SRAS también ha circulado en laboratorios de referencia y de investigación, y se ha distribuido a otros laboratorios con fines de investigación. En muchos laboratorios se están llevando a cabo estudios con coronavirus vivos e inactivados, así como con otros agentes patógenos capaces de causar graves enfermedades.

La OMS ha publicado las siguientes normas y recomendaciones en materia de seguridad para los laboratorios:

WHO biosafety guidelines for handling of SARS specimens
(25 de abril 2003)

Summary of the discussion and recommendations of the SARS laboratory workshop of 22 October 2003

WHO post-outbreak biosafety guidelines for handling of SARS coronavirus specimens and cultures
(18 de diciembre 2003)

En estas directrices la OMS recomienda encarecidamente el Nivel 3 de Bioseguridad (BSL 3) como el nivel de confinamiento mínimo para trabajar con el coronavirus del SRAS vivo. La OMS insta además a los Estados Miembros a mantener un inventario detallado de los laboratorios que manipulan y/o almacenan el coronavirus del SRAS y a asegurar que se cumplan las normas de bioseguridad necesarias.

La OMS elogia a las autoridades chinas por haber tomado rápidamente medidas para contener el último brote tras su detección y notificación, entre ellas un extenso rastreo de los contactos y el sometimiento de los afectados a cuarentena y observación médica. Una vez má

Compartir