Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Rabia en Francia

1 de septiembre de 2004

Las autoridades sanitarias francesas han notificado a la OMS un caso reciente de rabia en una perra que ha podido transmitir la enfermedad a personas y a otros animales en múltiples ocasiones. La OMS hace público este aviso para ayudar a las autoridades francesas a localizar a las personas y a los animales que han estado o podido estar en contacto con la perra infectada durante el periodo en el que ha podido transmitir el virus. La perra, acompañada por su dueño, ha estado presente en varias reuniones públicas en una época en que la zona de Francia donde vivía ha sido visitada por numerosos turistas. El 26 de agosto de 2004, el Instituto Pasteur de París (Francia) confirmó que la perra tenía la rabia. El animal, de cuatro meses, fue adquirido cerca de Agadir (Marruecos) a principios de julio de 2004 e introducido ilegalmente en Francia el 11 de julio de 2004. No fue registrado ni vacunado contra la rabia y presentó los primeros signos clínicos de la enfermedad el 18 de agosto, muriendo el 21 del mismo mes.

La perra, de tamaño mediano, tenía pelaje marrón-albaricoque medianamente largo, hocico negro, cola larga y orejas caídas.

El animal pudo haber transmitido la rabia a las personas y a otros animales en cualquier momento entre el 2 y el 21 de agosto, y hubo repetidas ocasiones de exposición. El dueño de la perra, residente en Burdeos (Gironda), la sacó frecuentemente a pasear por la ciudad, sobre todo por las zonas de Pont de Pierre, Bastide, Quai de Queyries, el jardín botánico y los alrededores del lago de Burdeos, y viajó con ella a otras partes del suroeste de Francia:

– el 2 de agosto a Hostens (Gironda);
– el 5 de agosto al festival de mimo de Périgueux (Dordoña);
– del 7 al 8 de agosto al festival de teatro callejero en Miramont de Guyenne (Lot y Garona);
– del 12 al 14 de agosto al festival de música Fest’Art en Libourne (Gironda).

Entre el 2 y el 21 de agosto, la perra infectada tuvo varios contactos con personas y perros, y se sabe que mordió a algunas personas, varias de las cuales han sido identificadas y tratadas contra la rabia.

Las autoridades francesas están buscando urgentemente a otras personas y animales que hayan podido estar en contacto con esta perra durante la fase infectiva. Concretamente, están buscando: – una pareja franco-norteafricana con un niño y una niña de unos cinco años que jugaron con la perra en Burdeos, en el muelle de la orilla izquierda, una noche de fecha desconocida, después de las 21:00 horas;
– una mujer joven que hablaba francés con acento español y que el 10 o el 11 de agosto estuvo paseando cerca del lago de Burdeos con una niña pequeña y un pequeño perro blanco de raza West Highland terrier;
– un ciclista de unos 40 años que fue perseguido por la perra en los muelles del río Garona, delante del restaurante l’Estacade; – una pareja de alrededor de 50 años que jugó con la perra cerca del Lac Bleu en Léognan (Gironda).

Se pide a las personas que se ajusten a estas descripciones que se pongan urgentemente en contacto con el siguiente número de teléfono de emergencia de la Gironda: (+33) 5 56 90 60 00. Las personas que crean que su perro pueda haber estado en contacto (juegos, lametones, olisqueos, arañazos o mordeduras) con el animal infectado deben acudir a un servicio veterinario local para que evalúe el riesgo.

La rabia es una enfermedad vírica invariablemente mortal tanto en los animales como en las personas infectadas. La vacunación poco después de la exposición puede evitar la aparición de la enfermedad. La rabia puede transmitirse durante toda la fase infectiva a través de la saliva, mordeduras, arañazos o lametones.

PARA MÁS INFORMACIÓN

Compartir