Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Gripe aviar — Situación en Tailandia

28 de septiembre de 2004

Se confirman dos nuevos casos

Desde ayer, el Ministerio de Salud Pública de Tailandia ha confirmado dos nuevos casos humanos de gripe por el virus aviar H5N1. Los casos corresponden a una mujer de 26 años que falleció el 20 de septiembre, y a su hermana de 32 años, que sigue hospitalizada en situación estable. Estos nuevos casos elevan a tres el número de casos confirmados en Tailandia desde principios de septiembre. En total, en Tailandia se han notificado 15 casos, 10 de ellos mortales, desde que se detectaron los primeros casos humanos en enero de este año.

Investigación de la posible transmisión de persona a persona en un conglomerado familiar de casos

Los casos más recientes forman parte de un conglomerado familiar de cuatro casos que están siendo investigados para determinar si se ha producido transmisión de persona a persona. La investigación inmediata de cualquier posible transmisión de persona a persona es siempre necesaria para determinar si la transmisión ha sido eficiente y sostenida. Una situación así constituiría motivo de alarma, pues podría señalar el inicio de una pandemia de gripe. La transmisión ineficiente, limitada, de persona a persona puede producirse en contadas ocasiones y es compatible con lo que ya se sabe, por los estudios epidemiológicos y de laboratorio, acerca del posible comportamiento del virus H5N1.

El caso inicial de este conglomerado familiar se produjo en una niña de 11 años que falleció de neumonía el 8 de septiembre. Las autoridades tailandesas lo consideran un caso probable de infección por virus H5N1, pero no es posible confirmarlo mediante pruebas de laboratorio, pues no existen muestras de esta paciente que puedan ser analizadas. La niña, que residía en la provincia septentrional de Kamphaeng Phet, vivía con su tía de 32 años, cuya infección está confirmada. Se sabe que ambas pacientes tuvieron contacto con pollos muertos.

La madre, de 26 años, cuya infección también se confirma ahora, residía en la zona de Bangkok, pero cuidó a su hija mientras estuvo hospitalizada, hasta que falleció. La madre enfermó tras su vuelta a Bangkok, donde falleció el 20 de septiembre. Los funcionarios tailandeses han concluido que la madre puede haber adquirido la infección a partir de la misma fuente ambiental o mientras cuidaba a su hija, y que se trata de un caso probable de transmisión de persona a persona.

El conglomerado familiar de casos también incluye a un hijo de 6 años de la tía del caso inicial. El niño ha sido hospitalizado, pero se está recuperando, y sus muestras están siendo analizadas. La vigilancia para detectar posibles nuevos casos entre los trabajadores sanitarios y la población se ha intensificado mucho en la provincia, y los hospitales de todo el país han aumentado su estado de alerta.

Aunque la investigación de este conglomerado familiar de casos ha proporcionado indicios de que se puede haber producido transmisión de persona a persona, los datos obtenidos hasta la fecha indican que la transmisión del virus entre los seres humanos se ha limitado a los miembros de la familia, sin que se haya producido una transmisión más amplia en el resto de la población. Es necesaria una vigilancia continua para determinar si la situación epidemiológica en el ser humano se mantiene estable.

Las muestras clínicas de los pacientes de este conglomerado familiar se han compartido inmediatamente con un laboratorio de la Red Mundial OMS de Vigilancia de la Gripe. Los virus aislados en estas muestras serán sometidos a análisis genéticos y antigénicos para determinar si han evolucionado y, más concretamente, si han adquirido genes que aumenten su transmisibilidad entre seres humanos.

Compartir