Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Gripe aviar – situación en Tailandia y estado del desarrollo de la vacuna antipandémica

4 de octubre de 2004

Situación en Tailandia

El Ministerio de Salud Pública de Tailandia ha confirmado hoy un nuevo caso de infección humana por el virus de la gripe aviar H5N1 en una niña de 9 años de la provincia septentrional de Phetchabun. La paciente presentó los primeros síntomas el 23 de septiembre, fue hospitalizada el 27 de septiembre, y falleció de enfermedad respiratoria grave el 3 de octubre.

La investigación del caso ha revelado que la causa más probable de la infección ha sido la exposición a pollos enfermos. Tras la muerte de varios pollos criados en su casa, la niña participó en su preparación culinaria, entre otras cosas desplumándolos.

La OMS destaca la importancia de educar a la población de los países afectados, especialmente a quienes viven en zonas rurales remotas, sobre los peligros del contacto con aves enfermas.

Desde principios de este año, Tailandia ha notificado 16 casos de infección por virus H5N1 confirmados mediante pruebas de laboratorio, 11 de los cuales han sido mortales. Cuatro de ellos se han producido en las cuatro últimas semanas.

La semana pasada, funcionarios Tailandeses anunciaron la probable de transmisión de persona a persona en un conglomerado familiar de casos. Las muestras obtenidas en estos casos están siendo analizadas en un centro colaborador de la OMS para determinar si la composición genética del virus ha cambiado. El aumento de la vigilancia de la posible aparición de nuevos casos no ha proporcionado pruebas de que en Tailandia se esté produciendo en la actualidad una transmisión eficiente y sostenida de persona a persona.

Estado del desarrollo de una vacuna contra una posible pandemia de gripe

Una vacuna podría reducir la elevada morbimortalidad generalmente asociada con las pandemias de gripe, siempre que estuviera disponible suficientemente pronto. Hay que hacer grandes esfuerzos para acelerar el desarrollo de la vacuna y poder aprovechar esta opción preventiva.

Es necesario avanzar en tres frentes. Primero, los países que sufran brotes deben compartir rápidamente los virus humanos y animales con los laboratorios de la Red Mundial OMS de Vigilancia de la Gripe. El análisis de estos virus determina la posible necesidad de realizar cambios en las cepas de siembra que la OMS pone a disposición de la industria farmacéutica para la vacuna prototípica.

Segundo, las empresas tienen que emprender investigaciones para desarrollar la vacuna antipandémica, lo que incluye la producción piloto de pequeños lotes para ser sometidos a estudios clínicos. Los organismos nacionales de reglamentación de Europa y de Norteamérica han elaborado directrices para la industria.

Tercero, los organismos de salud pública deben iniciar conversaciones con las empresas farmacéuticas para explorar las áreas de interés común en el desarrollo de la vacuna e identificar aquéllas en las que se necesita apoyo. Desde que en 2003 se produjeron dos casos de infección humana por virus H5N1 en la Región Autónoma Especial de Hong Kong (China), la OMS viene trabajando para identificar y resolver los problemas, con el fin de allanar el camino para el rápido desarrollo y producción de una vacuna antipandémica.

Los fabricantes de vacunas responden a las fuerzas del mercado, y las empresas pueden ser reacias a producir una vacuna para una eventualidad como una pandemia, que no se puede predecir con seguridad y que puede no ser causada por las cepas circulantes en la actualidad. Asimismo, ha habido cierta inquietud acerca del derecho a usar la técnica especial, patentada, de genética inversa que se necesita para producir la vacuna de siembra prototípica contra los virus H5N1.

A principios de abril de 2004, la OMS puso a disposición de los fabricantes la cepa de siembra prototípica para una vacuna contra los virus H5N1. Hasta la fecha, sólo dos de las 12 principales empresas mundiales productoras de vacunas antigripales han avanzado de forma significativa en sus trabajos para crear una vacuna antipandémica. Esas dos empresas, Aventis Pasteur Inc. y Chiron Corp., ambas de los Estados Unidos de América, han producido pequeños lotes de vacuna para ser utilizados en los ensayos clínicos. En esos estudios, necesarios para ajustar la composición de la vacuna, probar su seguridad y cumplir otros requisitos para que se pueda aprobar su comercialización, hacen falta varios meses para compilar y analizar los datos, y no se espera que comiencen antes de finales de año.

Compartir