Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Propagación geográfica del virus de la gripe aviar H5N1 en las aves ― Actualización Nº 28

Evaluación de la situación y consecuencias para la salud humana

18 de agosto de 2005

Informes oficiales enviados a la OIE por las autoridades gubernamentales a partir de finales de julio de 2005 indican que la distribución geográfica del virus H5N1 se ha ampliado. Rusia y Kazajstán han notificado brotes de gripe aviar en las aves de corral a finales de julio y han confirmado a principios de agosto que el agente causal es el virus H5N1. También se ha notificado la muerte de aves migratorias infectadas por el virus. Los brotes registrados en ambos países se han atribuido al contacto entre aves domésticas y salvajes a través de fuentes de agua compartidas.

Estos son los primeros brotes de gripe aviar por virus H5N1 hiperpatógenos que se registran en ambos países, que anteriormente parecían estar libres del virus.

Desde que se recibieron los primeros informes, el brote de infección aviar por virus H5N1 registrado en Rusia se ha propagado progresivamente hacia occidente y ha afectado a seis regiones administrativas, aunque sigue confinado a Siberia. En Kazajstán, varios pueblos cercanos al lugar donde se produjo el brote inicial de Siberia han sufrido casos en las aves. Hasta la fecha, los brotes registrados en ambos países han afectado a algunas granjas de grandes dimensiones, pero también a pequeñas granjas domésticas. En Rusia han muerto o se han sacrificado cerca de 120 000 aves, y en Kazajstán se han visto afectadas más de 9000.

A principios de agosto, Mongolia emitió un informe de emergencia tras la muerte de 89 aves migratorias en dos lagos del norte del país. Se ha demostrado que la causa ha sido un virus de la gripe aviar del tipo A, pero todavía no se ha identificado la cepa. Se están investigando las muestras enviadas a los laboratorios de referencia de la OMS. También a principios de agosto, se detectó en el Tibet (China) un brote de infección aviar por virus H5N1.

Las autoridades han anunciado medidas de control acordes con las recomendaciones de la FAO y la OIE para hacer frente a todos estos brotes recientes de gripe aviar hiperpatógena. Hasta la fecha no se han detectado casos en el ser humano, pero hay una gran vigilancia y las autoridades locales están investigando los rumores sobre posibles infecciones humanas.

Los brotes de Rusia y Kazajstán demuestran que los virus H5N1 se han propagado más allá de sus focos iniciales en los países de Asia sudoriental, donde se sabe que los brotes comenzaron a mediados de 2003. Pese a las enérgicas medidas de control instauradas, la FAO ha comunicado que se siguen detectando virus H5N1 en muchas zonas de Viet Nam e Indonesia, y en algunas zonas de Camboya, China, Tailandia y, posiblemente, también de Laos. Los brotes de Asia sudoriental, que han producido la muerte o el sacrificio de más de 150 millones de aves, han tenido graves consecuencia para la agricultura, y en especial para los numerosos campesinos cuyos ingresos y alimentación dependen de sus pequeñas granjas domésticas. En Viet Nam, Tailandia, Camboya e Indonesia se han registrado casos humanos, en su mayoría relacionados con el contacto directo con aves de corral muertas o enfermas en zonas rurales. Ha habido pocos casos de transmisión limitada de persona a persona. Los brotes de gripe aviar H5N1 que se produjeron en Japón, Malasia y la República de Corea fueron controlados con éxito.

La OMS está plenamente de acuerdo con la FAO y la OIE en que es imposible controlar la gripe aviar en las aves salvajes y ni siquiera vale la pena intentarlo. Hace algún tiempo se sabe que las aves acuáticas salvajes constituyen el reservorio natural de todos los virus de la gripe del tipo A. Las aves migratorias, que pueden transportar estos virus en sus formas poco patogénicas a través de largas distancias, generalmente no presentan signos de enfermedad y sólo raramente mueren de ella. También son raros los casos en que se han detectado virus de la gripe aviar hiperpatógenos en las aves migratorias, y el papel de estas aves en la propagación de la gripe aviar hiperpatógena sigue siendo en gran parte desconocido.

La mortandad de aves migratorias por gripe aviar, como la muerte de más de 6000 aves en el lago Qinghai de China central a finales de abril, es inusual. Un estudio publicado en julio indica que los virus H5N1 de este brote son similares a los que han estado circulando en Asia sudoriental durante los dos últimos años.

Los análisis de los virus aislados en el brote de Rusia, cuyos resultados se han publicado en el sitio web de la OIE, muestran semejanzas con los virus aislados en las aves migratorias durante el brote del lago Qinghai. Las muestras obtenidas durante el brote registrado en Mongolia en las aves migratorias también podrían contribuir a esclarecer estos acontecimientos recientes. La vigilancia de la propagación y la evolución de los virus aviares H5N1 en las aves y su comparación rápida con los virus H5N1 caracterizados con anterioridad es una medida esencial para evaluar el riesgo de pandemia de gripe.

Consecuencias para la salud humana

Los brotes aviares de Rusia y Kazajstán son causados por un virus que en los brotes de Hong Kong (1997 y 2003) y Asia sudoriental (desde principios de 2004), ha demostrado repetidamente su capacidad para cruzar la barrera entre especies e infectar al ser humano, produciéndole una enfermedad grave de gran letalidad. En las nuevas zonas donde las aves se han visto afectadas por la gripe aviar H5N1 existe el mismo riesgo para el ser humano.

La experiencia adquirida en Asia sudoriental indica que los casos de infección humana son raros y que el virus no se transmite fácilmente de las aves de corral a las personas. Hasta la fecha, la mayor parte de los casos humanos se han registrado en zonas rurales, y la mayoría, pero no todos, se han relacionado con la exposición directa a aves de corral muertas o enfermas, especialmente durante su sacrificio, desplume y preparación culinaria. No se han confirmado casos entre los trabajadores de las granjas ni los mataderos de aves, ni ha habido casos relacionados con el consumo de carne o huevos de aves cocinados de forma adecuada.

Los factores relacionados con la densidad de la población de aves y los sistemas de cría existentes en diferentes países también pueden influir en el riesgo de que se produzcan casos humanos. Durante un brote de gripe aviar en los Países Bajos (2003), causado por la cepa H7N7, se registraron más de 80 casos de conjuntivitis en los trabajadores de las granjas y mataderos de aves y en sus contactos, y falleció un veterinario. Este brote, que fue contenido tras el sacrificio de unos 30 millones de aves de corral, destaca la necesidad de que los países recién afectados tomen las precauciones recomendadas por la FAO, la OIE y la OMS durante la aplicación de las medidas de control en las granjas afectadas.

Evaluación del riesgo de pandemia

No se puede descartar la propagación de la gripe aviar H5N1 a las aves de corral de otros países. La OMS recomienda que se incremente la vigilancia de los brotes en las aves de corral y de las muertes de aves migratorias, así como la aplicación rápida de las medidas de contención recomendadas por la FAO y la OIE. Asimismo, se recomienda aumentar la vigilancia de los casos de enfermedad respiratoria en las personas con antecedentes de exposición a aves de corral infectadas en los países donde haya brotes conocidos en estas aves. La entrega a los laboratorios de referencia de la OMS y la OIE/FAO de muestras clínicas y de virus aislados en los seres humanos y en los animales permite realizar estudios que contribuyen a evaluar el riesgo de pandemia y a orientar correctamente las labores de desarrollo de una vacuna.

La expansión geográfica de la presencia del virus es preocupante, pues crea nuevas posibilidades de exposición humana. Cada nuevo caso humano aumenta las posibilidades de que mejore la transmisibilidad del virus a través de sus mutaciones y redistribuciones génicas adaptativas. La aparición de una cepa H5N1 fácilmente transmisible al ser humano marcaría el inicio de una pandemia.

Compartir