Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Gripe aviar – el virus se propaga a más países

21 de febrero de 2006

Rápida propagación geográfica del virus

La aparición de la enfermedad en la India, notificada el 18 de febrero, se enmarca en la reciente pauta de rápida propagación geográfica del virus entre las aves salvajes y domésticas. La India es uno de los 14 países que han notificado la aparición de un primer caso de infección de aves por el virus H5N1 durante el mes de febrero. (Los 13 países, por orden de notificación, son: Iraq, Nigeria, Azerbaiyán, Bulgaria, Grecia, Italia, Eslovenia, Irán, Austria, Alemania, Egipto, India, y Francia)

El 20 de febrero, Malasia notificó un nuevo brote en aves, cuando ese país se había considerado exento de la enfermedad desde hace más de un año.

La situación en los países afectados recientemente es muy diversa. La mayoría de los países europeos que cuentan con buenos sistemas de vigilancia veterinaria sólo han detectado el virus en un pequeño número de aves salvajes, y no hay pruebas hasta la fecha de que se haya propagado a las aves domésticas.

En Azerbaiyán, la detección del virus ha coincidido con un importante aumento de la mortalidad de aves domésticas. En Egipto se han confirmado ya brotes entre aves domésticas en 10 provincias; se ha notificado también la muerte de aves exóticas de parques zoológicos. En el Iraq, la presencia del virus entre las aves se ha constatado después de haberse confirmado el primer caso humano.

En Nigeria, igual que en la India, los primeros casos se detectaron en granjas comerciales de gran tamaño, donde la enfermedad se manifiesta con claridad y es difícil que un brote pase desapercibido.

Salvo el Iraq, ninguno de los países afectados por primera vez durante el mes de febrero ha notificado casos humanos. El Iraq ha notificado dos casos humanos, ambos mortales; en este momento se están analizando las muestras tomadas a otros pacientes.

En lo que se refiere a la salud humana, la experiencia de los dos últimos años muestra que el mayor riesgo de que se produzcan casos se registra cuando el virus se instala en corrales domésticos, donde existen constantemente ocasiones de contacto, exposición e infección.

Todos los datos disponibles indican que el virus no se transmite fácilmente de las aves al ser humano. Hasta la fecha, se han registrado unos pocos casos entre trabajadores que manejan o sacrifican aves, y en veterinarios. En casi todos los casos se ha producido un contacto estrecho con aves de corral enfermas, a menudo en el momento del sacrificio, el desplume, el despiece y la preparación del ave para el consumo.

Ningún caso se ha podido relacionar con el consumo de carne o huevos cocinados adecuadamente, ni siquiera en hogares en cuyos corrales se ha constatado la presencia de la enfermedad.

Compartir